Martes, 18 de Mayo de 2010

"Tendré toda la vida el dolor de no debutar con la selección"

Palop. Portero del Sevilla. El guardameta se resigna ante su ausencia en la lista de Del Bosque y resta trascendencia a su duelo con De Gea en la final de la Copa del Rey de mañana

ALBERTO CABELLO ·18/05/2010 - 08:30h

Palop, en el gimnasio del Sevilla. - LAURA LEÓN

Su gesto dibuja la misma amabilidad de siempre. Reacciona a la primera pregunta sobre la selección con forzado desinterés, pero ante la insistencia a Palop (Alcudia de Carlet, 1973) se le percibe cierta amargura por no formar parte de la lista provisional de Del Bosque para Suráfrica. Durante meses sonó para repetir como tercer portero en la convocatoria. Ahora se ha visto desbancado hasta por el joven De Gea. Será su rival en la final de Copa del Rey de mañana. Un duelo generacional en la portería.

Tiene cierto morbo su duelo con De Gea. Le ha adelantado en el escalafón de Del Bosque.

El pique que a mí me motiva es ganar la Copa al Atlético de Madrid. No creo que De Gea tenga culpa de nada. Hay que reconocer que lo ha hecho muy bien desde su aparición en el equipo. No viene al caso pensar en otras cosas. Yo quiero el título y disfrutar con mis compañeros y con mi gente.

El chaval viene apretando fuerte.

"¿De Gea? Ya veremos; en el primer año, la ilusión maquilla la presión y no aparece el vértigo"

Es un portero que, para la edad que tiene, transmite una gran seguridad. Sobrio, muy práctico bajo los palos. Para hacer una mejor descripción habría que analizarlo en un periodo de tiempo más largo. Acaba de llegar.

¿Es que tiene alguna sospecha sobre su evolución?

No, no. Pero tenga en cuenta que en la primera temporada la ilusión maquilla a la presión. No te das cuenta de hasta dónde has llegado. No aparece el vértigo. Ahora De Gea tiene la tarea más importante, que es mantener el nivel durante muchas temporadas. Desde luego, todo apunta a que estamos ante un gran portero.

Sí es evidente que su acomodo a la portería ha sido menos problemático que el de Asenjo.

A Asenjo ya le costó hacerse un hueco en el Valladolid. Es lo que le decía antes de la presión. Ahora le toca a De Gea pasar por esa etapa. Por otra parte, me gustaría decir que no creo que Asenjo estuviera haciendo una temporada tan mala.

¿Podría decidir la final el duelo De Gea-Palop?

Nuestro duelo no creo que sea crucial o el que defina el resultado de la final. A los porteros siempre nos gusta que los jugadores tengan más protagonismo que nosotros. Él ya ha jugado partidos importantes en Europa con el Atlético o con las selecciones inferiores. Está habituado a situaciones de gran exigencia.

Es su primera final como capitán. ¿Cómo ha actuado en estos días?

Lo importante en estos días es la comunicación. Me gusta ser un capitán que dialoga con el grupo. Primero hago un trabajo individual; he procurado estar atento en los entrenamientos y no perder de vista a los jugadores que he visto despistados o menos motivados. Una vez en la concentración, sí que me gusta tener una charla colectiva. Aunque siempre hay que medir muy bien la carga de mensajes. No hay que atosigar ni quitar al entrenador su función motivadora.

"Paré bien en Getafe y era un crack; fallé ante el CSKA y se recordó que tenía 36 años"

Hay que insistir en la lista de Del Bosque

Yo estoy muy tranquilo. Es cierto que a alguna gente le ha sorprendido que ni siquiera estuviera en la lista de los 30. Mi cabeza no se va a alterar por ello. Toda mi energía está enfocada hacia el partido de mañana. Creo que tengo un currículum importante, sería mi segunda Copa del Rey. No me preocupa nada más.

¿No le decepciona no verse entre los cinco porteros?

Decepción, ninguna. Tengo el respeto de mucha gente de la profesión que valora mi rendimiento en estos últimos años. Eso no quita que reconozca que tendré una espinita clavada y un dolor para toda la vida: no debutar en la selección. Estuve en un momento importante, se valoró mi aportación al grupo, pero es evidente que mi etapa terminó. Ahora no han tenido ninguna confianza en mí.

Iba disparado, pero llegó el error ante el CSKA. ¿Perdió la inspiración?

Ese es un planteamiento demasiado simplista. Por un error parece que la temporada ya se divide en dos, que no eres el mismo. Siempre he sido Palop, ese que ganaba el mano a mano al delantero o el crack del día de Getafe.

¿Dolido por las insinuaciones?

Es llamativo que después de un error se caiga en la cuenta de que tengo 36 años. Las cosas no son tan radicales. No se puede ser un día héroe y al siguiente el ciclo se acabó. Con el portero, hay memoria de corto recorrido. Hace dos o tres temporadas, ya se dudó de mi capacidad. Creo que he dado estabilidad y equilibrio a la portería del Sevilla. En mi balanza hay más aciertos que errores. Mi nivel está ahí.