Lunes, 17 de Mayo de 2010

El juez Serrano, investigado por prevaricación

La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía abre diligencias contra el polémico magistrado

ÁNGEL MUNÁRRIZ ·17/05/2010 - 19:19h

La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) investiga si el juez de Familia Francisco Serrano, principal impulsor de una plataforma de rechazo a la Ley contra la Violencia de Género, prevaricó al prolongar la estancia de un menor con su padre en perjuicio de su madre. La fiscal jefe de Sevilla, María José Segarra, ha elevado un escrito a la Fiscalía Superior en el que aprecia indicios delictivos en la conducta del juez de Familia 7 de Sevilla al invadir las competencias del Juzgado de Violencia de Género 4, informan fuentes judiciales. El fiscal superior del TSJA, Jesús García Calderón, ya ha designado un fiscal encargado de las diligencias de investigación.

Consultado por Público, Serrano niega categóricamente las acusaciones, así como haber favorecido al padre por ser el abogado de éste Joaquín Moeckel, que es también su propio abogado. "El que acudió a mi juzgado no fue el padre del chico, sino el abuelo", puntualiza Serrano. El caso será investigado por la Fiscalía Superior al ser Serrano aforado del TSJA.

Ampliación de la estancia con su padre en Semana Santa

El juez emitió el 30 de marzo, martes santo, un auto de medidas cautelares que ampliaba en un día y medio la estancia de un niño de 11 años con su padre, divorciado de la madre, para garantizar así la salida del niño en una procesión de Semana Santa. El juez alegaba que la madre ponía "obstáculos" al "deseo inequívoco" de su hijo. Por ello prolongaba la estancia del niño con su padre hasta el viernes a las 11.00 horas, pese a que la madre había objetado su participación en dicha procesión.

"Todo está hecho con luz y taquígrafos. Me sorprende oír hablar de maquinaciones y complots. Yo me limité a atender un caso puntual", dijo el juez 

El auto atendía una petición de amparo del abuelo del crío, presentada en el Juzgado de Familia 7 al margen del proceso judicial que enfrenta en el Juzgado de Violencia de Género 4 a los dos ex cónyuges. La Fiscalía de Sevilla entiende que el juez Serrano pudo haber orientado a la familia paterna del chico para que el caso terminara en su juzgado. Serrano lo niega. "Todo está hecho con luz y taquígrafos. Me sorprende oír hablar de maquinaciones y complots. Yo me limité a atender un caso puntual", afirma.

"Yo no soy el abogado del abuelo del niño, sino de su padre", recalca Moeckel. Aunque lo hubiera sido del abuelo, tampoco hubiera sido causa de abstención por parte de Serrano. No obstante, Serrano insiste en aclarar que este punto no tiene nada que ver en su proceder. "Lo que no podemos hacer son interpretaciones, insinuaciones. Para acusar hacen falta pruebas", señala. El juez sí admite un "error" de su juzgado, que facilitó al abuelo del crío un número de identificación correspondiente a un caso del Juzgado de Familia 7, por lo que cuando llegó al Decanato, éste lo remitió allí. "Nosotros nos limitamos a enviarlo al juzgado al que iba dirigido, sin más. No sé qué ocurrió antes, ni nos toca entrar ahí", declara Federico Jiménez Ballester, juez decano de Sevilla.

Recurso ante la Audiencia Provincial de Sevilla

La Fiscalía de Sevilla considera que Serrano invadió las competencias del Juzgado de Violencia de Género 4, que era el que tenía que haber resuelto el asunto, como encargado del proceso de divorcio de los padres. La Fiscalía ya presentó por ello un recurso ante la Audiencia Provincial de Sevilla, que debe decidir sobre el fondo del asunto, pese a que la aplicación de su decisión no será posible, ya que el niño finalmente se quedó con su padre y salió de procesión. Moeckel advierte de la posibilidad de que se produzca una "contradicción" si la Audiencia y la Fiscalía Superior se pronuncian en sentidos contrarios sobre la competencia en el asunto.

Moeckel ve en el escrito de la Fiscalía de Sevilla "un celo muy especial con un juez molesto, políticamente incorrecto". Este abogado representó a Serrano en su denuncia por injurias y amenazas leves contra Inmaculada Montalbán, presidenta del Observatorio de Violencia Doméstica y de Género y vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que fue archivada por la Audiencia Provincial de Sevilla. Montalbán había criticado a Serrano tras afirmar que la Ley contra Violencia de Género ha desatado una riada de denuncias falsas de mujeres. Serrano ha manifestado que ello está provocando un "genocidio de hombres". Con declaraciones como ésta se ha convertido en el principal puntal de los detractores de la Ley contra la Violencia de Género.

Tras conocer que la Fiscalía Superior investigará su caso, el juez rehusó contestar ayer a este periódico si existe una "persecución" contra él, como había declarado a El Mundo. "No hago interpretaciones. Sólo ofrezco datos. En 12 años, con 2.000 procedimientos al año, me han recurrido tres o cuatro casos ante la Audiencia Provincial. Y ahora la Fiscalía no sólo recurre ante la Audiencia, sino que envía un escrito a la Fiscalía Superior sin esperar a que se pronuncie la Audiencia, y todo cuando el Juzgado de Violencia de Género 4 no ha emitido ninguna queja por esa supuesta invasión de competencias. Que cada lector juzgue lo que quiera", señala.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad