Lunes, 17 de Mayo de 2010

Los 'camisas rojas' piden la mediación directa de la ONU

Miles de manifestantes siguen atrincherados a pesar de la orden del Gobierno tailandés de desalojo de los campamentos

PÚBLICO.ES / EFE ·17/05/2010 - 17:24h

EFE - Vista de los restos de incendios en el lugar de los enfrentamientos entre militares y manifestantes.

Varios miles de manifestantes tailandeses han hecho caso omiso a la orden del Gobierno de desalojar la zona de Bangkok en la que continúan atrincherados, , mientras sus cabecillas iniciaban diálogo con representantes gubernamentales para buscar una salida a la crisis política que ha desatado una ola de violencia con al menos 37 muertos en cinco días.

Cuando a las 15:00 hora local (08:00 GMT) ha expirado el plazo dado el pasado domingo por Ejecutivo tailandés, al menos 3.000 personas, entre ellas mujeres y niños, continuaban tras las barricadas y empalizadas que protegen el campamento de los llamados camisas rojas. 

Entre los partidarios del frente rojo, que hace dos meses comenzó las protestas para forzar la caída del primer ministro, Abhisit Vejjajiva, a simple vista no se apreciaba nerviosismo. Mientras tanto, los soldados mantienen cercado el campamento.

Alto el fuego y repliegue

Weng Tojirakran, miembro de la plana mayor del frente, indicó a la prensa, que uno de sus líderes, Veera Musikhapong, había iniciado conversaciones con representantes del Gobierno.También señaló que en su primera aproximación al negociador del Gobierno, los camisas rojas reiteraron que antes de abandonar la protesta querían el compromiso del Gobierno de declarar un alto el fuego y ordenar el repliegue de los soldados.

Uno de los líderes de las protestas ha solicitado la mediación directa de la ONU

Asimismo, uno de los líderes de las protestas antigubernamentales ha solicitado la mediación directa de Naciones Unidas como condición única y 'sine qua non' para participar en unas hipotéticas negociaciones con las autoridades del país.  

Los líderes del Frente para la Democracia y contra la Dictadura, al que pertenecen los camisas rojas, propusieron el domingo retomar las conversaciones a cambio de que el Ejército retirara a las tropas de las calles del centro de la capital tailandesa.

Por su parte, el secretario general del Gabinete del Ejecutivo, Korbsak Sabhavasu, ha confirmado que durante el día había mantenido conversaciones con al menos uno de los 24 líderes de los camisas rojas, aunque no facilitó detalles sobre su contenido.

"Deshonor para nuestra historia" 

Por su parte, el ex gobernante tailandés, Thaksin Shinawatra, guía y benefactor de los camisas rojas, ha instado a sus seguidores a emprender el diálogo con el Gobierno. En un comunicado enviado a los medios de comunicación desde el exilio en Dubai, Shinawatra pidió al frente de los camisas rojas que se alejen "del terrible abismo e inicien conversaciones para acabar con la violencia política".

Al menos han muerto 66 personas desde el inicio de las manifestaciones

Shinawatra, depuesto por los militares en el golpe de estado perpetrado en 2006, indicó que el diálogo entre las dos partes debe ser "genuino y sincero" También Shinawatra, personaje idolatrado por muchos camisas rojas, señaló en su mensaje que "la acción del gobierno supone un deshonor para nuestra historia y debilitará para siempre las instituciones y la democracia".

Shinawatra, condenado en rebeldía a dos años de prisión en rebeldía, figura en la lista revelada por el Consejo Nacional de Seguridad en el que aparecen los nombres de las 13 empresas y 93 individuos que financian la protesta de los camisas rojas.

Los enfrentamientos entre manifestantes y soldados han causado además 266 heridos, incluidos en el total de unos 1.650 registrados desde que a mediados del pasado marzo comenzaron las protestas. Desde entonces, al menos 66 personas han perdido la vida por disparos o explosiones de granadas u otros artefactos.

Noticias Relacionadas