Lunes, 17 de Mayo de 2010

Rompuy defiende el euro y planes de ahorro de España y Portugal

Reuters ·17/05/2010 - 15:13h

Mientras persisten las dudas en los mercados sobre la futura evolución económica de los países del sur de Europa, el presidente de la Unión Europea, Herman van Rompuy, quiso manifestar su apoyo el lunes a las medidas de ahorro de España y Portugal para reducir sus déficit públicos y reiteró el compromiso de la UE para defender la estabilidad del euro.

"El paquete de medidas de España y Portugal es fuerte y creíble", dijo Van Rompuy en la cumbre UE-América Latina Caribe que se celebra en Madrid.

En la misma línea se expresó el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, quien el lunes que las medidas fiscales anunciadas la semana pasada por España son valientes.

que reúne a los 16 países con la moneda única se encuentra reunido este lunes, una semana después de que España anunciase un fuerte recorte fiscal que incluye una rebaja media del cinco por ciento en los salarios de los funcionarios y la congelación de las pensiones en 2011.

Van Rompuy señaló que había que evaluar los efectos de los planes de austeridad anunciados por los gobiernos en una perspectiva amplia.

"Tenemos que ver esto en una perspectiva más amplia, ha habido diferencias en la evolución de los mercados de divisas y los de bonos, por ejemplo", dijo.

Así mismo, reiteró el apoyo y la determinación de las autoridades europeas para asegurar la estabilidad del euro y la economía global.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, defendió que España necesita reducir el déficit público, que gracias al ahorro de 15.000 millones de euros pasará al 6 por ciento del PIB en 2012 desde el 11,2 por ciento en 2009.

"El déficit no se reduce solo, al igual que las reformas no se hacen solas, hay que impulsarlas, como la reforma laboral que tenemos en la agenda", dijo Zapatero. "Y esas reformas van a consolidar un crecimiento económico más sólido a medio plazo".

El presidente ya reconoció la semana pasada que el plan de ajuste -que reducirá inversiones públicas, recortará el sueldo de los funcionarios y congelará las pensiones-, reducirá en unas décimas la perspectiva de crecimiento económico español.

España ha sido el último país de la Unión Europea en abandonar la recesión y su tasa de paro, que ha alcanzado el 20 por ciento de la población, es una de las más altas de la zona, duplicando la media de la región.

Italia se sumó este fin de semana a los recortes de gasto público con un plan para ahorrar unos 27.000 millones de euros en 2011 y 2012.

El Gobierno español presentó la semana pasada un nuevo paquete de medidas de ahorro por 15.000 millones de euros para el periodo 2010-2011, mientras que el portugués anunció un nuevo ajuste por importe de 2.000 millones de euros para 2010.

Respecto al euro, el lunes subía frente al dólar tras haber caído a un mínimo en cuatro años frente a la divisa estadounidense al persistir los temores sobre el impacto económico que podrían tener las duras medidas de austeridad anunciadas en varios países europeos para enfrentar la crisis de deuda.

Sin embargo, su suerte revivió en medio de compras de euros de bancos alemanes, ante un alza del apetito por el riesgo, tras conocerse una fuerte demanda por valores financieros estadounidenses de largo plazo y tras un ajuste de posiciones por parte de inversores que habían apostado a una mayor caída de la moneda.

Juncker dijo no estar preocupado por la cotización del euro.

"No estoy preocupado por el tipo de cambio del euro. Lo que me preocupa es si la caída es preocupante", afirmó.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad