Lunes, 17 de Mayo de 2010

Luz y sonido electrónicos en un lujoso columbario en Singapur

Reuters ·17/05/2010 - 14:51h

La muerte no tiene por qué ser un asunto sombrío, especialmente para los vivos, y en un nuevo columbario de Singapur, se puede despedir al difunto al estilo de un concierto de rock.

A diferencia de la mayoría de las ceremonias fúnebres tradicionales budistas que siguen a la cremación, no hay incienso ni monjes ofreciendo oraciones en el columbario Nirvana Memorial Garden, donde se almacenan las urnas con los restos de los muertos.

En su lugar, unas cortinas se descorren automáticamente para mostrar la urna del difunto que se coloca sobre un pedestal, y una máquina que echa humo llena la sala de oración mientras una voz grabada, acompañada de cantos, dice palabras de consuelo y habla sobre la muerte.

El columbario cuenta con un sistema de luz y sonido de dos millones de dólares (1,6 millones de euros). Una estatua de Buda emite suavemente luces LED y, como toque final, un rayo de luz blanca brilla en la urna del fallecido que simboliza el ascenso al cielo.

"Esto es sólo el 60% de lo que podemos ofrecer", dijo Jessie Ong, que trabaja en el Nirvana Memorial, la empresa que gestiona el columbario. "Estamos todavía poniendo a punto las luces láser".

La mayoría de columbarios son oscuros y misteriosos, con suelos llenos de ceniza de incienso y las urnas apiladas hasta el techo en casilleros pequeños, cada uno adornado con una fotografía del difunto.

Pero en el Nirvana Memorial, el lujo y el espacio abundan.

"Éste no es un lugar para gente que sólo viene una vez al año a visitar a sus padres o familiares, queremos crear un entorno que les anime a venir tan a menudo como sea posible", dijo Jeff Kong, director de Nirvana Memorial de Singapur, a Reuters.

El denominado columbario "seis estrellas" es el primer lugar de descanso eterno de lujo, una idea original la empresa NV Multi Corp, con sede en Malasia, que tiene otros proyectos similares en el sudeste asiático.

El budismo es la religión más seguida en Singapur, donde más del 40 por ciento de la población se declara creyente, según el último censo. La mayoría de ellos practican una forma de religión que incorpora elementos del Taoísmo y creencias tradicionales chinas.

El columbario de 11.200 metros cuadrados está totalmente alfombrado y equipado con aire acondicionado, y dispone de un vestíbulo con tragaluz y un aparcamiento interior.

Después de su total apertura en 2011, la instalación de 22 millones de dólares acogerá 5.000 nichos para urnas repartidas en 11 salas diseñadas con elementos 'feng shui'.

Cada suite también contiene salones con sofás y muebles de polisandro para el descanso de los familiares. Para acceder a los nichos, se les da a las familias unas llaves electrónicas.

La empresa tiene pensando abrir un restaurante en el columbario, así como un sistema para enviar recordatorios electrónicos a las familias para que presenten sus respectos a sus seres queridos en los aniversarios o cumpleaños del difunto.

El precio de tal lujo no es barato.

Si un nicho en una instalación pública cuesta cerca de los 360 dólares, los precios aquí comienzan a partir de los 22.000 dólares para un nicho doble en la Suite Royal y 93.000 dólares para un cubículo que puede almacenar hasta 32 urnas en la Suite Familia.

También hay nichos de clase "económica" que van desde los 2.200 dólares, y también se acepta el pago a plazos.

Madam Goh, una mujer en sus 60 años que sólo dio su nombre familiar, compró un nicho para ella misma en la lujosa instalación y dijo que la inversión mereció la pena.

"Este lugar es limpio, cómodo y mucho menos espectral que los columbarios tradicionales", dijo.