Lunes, 17 de Mayo de 2010

"Biutiful", protagonizada por Javier Bardem, conmueve en Cannes

Reuters ·17/05/2010 - 13:36h

La muerte acecha al reparto de "Biutiful", el conmovedor retrato del director mexicano Alejandro González Iñárritu de un padre con prisa para ordenar su caótica vida antes de que sea demasiado tarde.

El ganador de un Oscar Javier Bardem interpreta el papel protagonista en un drama rodado en español y ambientado en las callejuelas de Barcelona, donde los trabajadores inmigrantes viven en la miseria y luchan por sobrevivir en un mundo donde son tratados como animales.

Su personaje, Uxbal, es en parte un delincuente buscavidas, parte un clarividente que tiene visiones de personas más allá de sus tumbas, pero sobre todo un padre cuyos hijos están divididos entre su madre negligente y clínicamente depresiva y él.

Un cálido aplauso y muchas lágrimas en el pase de prensa del lunes en el festival de cine de Cannes, donde la película compite en la sección oficial, sugiere que es una de las primeras favoritas a los premios y que Bardem opta al de mejor actor.

Al preguntarle cómo fue la experiencia de interpretar a un hombre angustiado por fantasmas, con mala salud y hecho un lío en su vida personal y profesional, Bardem contestó:

"¿Has visto la película, ¿no?. Es intenso. Así que el proceso ha sido bastante intenso, pero también ha sido muy gratificante en el sentido de ir a lugares donde un actor tiene que crecer como profesional".

Y añadió: "Es (...) intenso, pero existe esperanza en cada gesto que hace hacia los seres humanos que le rodean, los niños, los inmigrantes, su mujer"

LA PRIMERA DESDE DE BABEL

Es la primera película de Iñárritu desde "Babel" hace cuatro años, y el simple estilo narrativo en una sola ciudad contrasta con los múltiples hilos argumentales esparcidos por todo el mundo de aquella historia.

"Estaba tan cansado tras recorrer todo el mundo que me prometí a mí mismo que haría una película simple", dijo Iñárritu a periodistas en la rueda de prensa.

"Dije que quería un solo tipo, un único punto de vista en un barrio y no más japonés-marroquí-inglés. Quiero mi propio idioma (...) No fue fácil. Creo que es una película tan difícil como cualquiera de las que he hecho".

El cineasta, nominado al Oscar por Babel, dijo que la muerte era un tema que exploraba en todas sus películas.

"Como a todo el mundo me aterroriza. Cuanto más años tienes, más te lo preguntas y te das cuenta de lo cerca que estás. El tiempo va pasando y eso probablemente desató en mí algunos temores y preguntas y algunas cosas que puedo responder haciendo películas".

No obstante, añadió que pese a la oscuridad de Biutiful, era una "de sus películas más optimistas de lejos".