Lunes, 17 de Mayo de 2010

El Festival de Cannes llega a su ecuador sin entusiasmo

Reuters ·17/05/2010 - 12:53h

Las multitudes se agolpaban para ver a las estrellas desfilar por la alfombra roja, el champán fluía, los fuegos artificiales iluminaban el cielo y las proyecciones estaban abarrotadas, pero al festival del cine de Cannes, que el lunes alcanzó su ecuador, le falta un ingrediente clave: vibrar.

El mayor espectáculo anual de la industria cinematográfica se inauguró el 12 de mayo y se clausura el 23 del mismo mes, cuando una de las 19 películas de la sección oficial se lleve la codiciada Palma de Oro.

Igual de importante para un festival de éxito son las cientos de películas que se exhiben fuera de competición y el gran mercado donde productores y distribuidores se reúnen para comerciar.

Con la mayoría de las cintas en competición aún sin proyectarse, el primer candidato para el máximo premio es el director británico Mike Leigh, cuyo irónico drama familiar "Another Year" fue muy elogiado. Leigh ya ganó la Palma de Oro en 1996 con "Secretos y mentiras".

También popular es "Biutiful", que se estrena hoy, un conmovedor retrato del cineasta mexicano Alejandro González Iñárritu de un padre moribundo interpretado por Javier Bardem, y el drama del Chad de bajo presupuesto "A Screaming Man", un alegato en contra del conflicto del país africano.

Pero hasta ahora la mayoría de las películas han decepcionado, y las estrellas que han pasado por la Costa Azul no han logrado en general brillar ni en pantalla ni fuera de ella.

"Creo que falta gente que sepa cómo tratar con los medios, cómo encandilar sobre la alfombra roja y en las entrevistas", dijo el crítico de Variety Jay Weissberg. "Particularmente en el festival de Cannes, se necesita la interacción entre la estrella y la prensa y el público, y aún no hemos tenido eso".

Todavía hay tiempo, con esperada llegada de grandes famosos como Mick Jagger y Sean Penn junto con una afluencia de amantes de la vida nocturna de la vecina Mónaco, lugar de celebración del Gran Premio de Fórmula Uno el domingo.

"Hasta el momento ha estado bastante tranquilo, pero después de Mónaco, cuando lleguen todos los yates, debería ser un 'boom'", dijo uno de los organizadores.

CROWE, BLANCHETT, DOUGLAS

Hollywood estuvo representada en la Riviera francesa con la última versión de "Robin Hood" de Ridley Scott, protagonizada por Russell Crowe y Cate Blanchett, y Woody Allen trajo al festival su "You Will Meet a Tall Dark Stranger".

También apareció por el flamante paseo marítimo lleno de palmeras "Wall Street: Money Never Sleeps", de Oliver Stone, su segunda parte del éxito de 1987 "Wall Street" con Michael Douglas de vuelta como el despiadado magnate Gordon Gekko.

Ninguno fue un éxito de crítica, aunque una muda recepción en Cannes no tiene por qué afectar a sus perspectivas en taquilla.

En el estado de ánimo de los participantes en el certamen pesa la incertidumbre sobre la recuperación económica mundial, que ha afectado a la financiación y podría exprimir aún más el mercado de las películas independientes, de bajo y medio presupuesto tanto en EEUU como en otras partes de mundo.

que tienen presupuestos de 70 millones de dólares, de los que 30-40 son para publicidad y marketing, y las independientes con presupuestos por debajo de los 12-15 millones de dólares", dijo Douglas, ganador de un Oscar.

"En este momento la situación es mala, es un gran disparate. No es una buena señal para el futuro".

Sus temores parecían confirmarse en Cannes, donde sólo hay una película de EEUU en competición: "Fair Game" de Doug Liman, basada en la historia de la agente de la CIA expulsada Valerie Plame y su marido, protagonizada por Naomi Watts y Sean Penn.

Las obras de Hollywood tienden a proyectarse fuera de competición, y utilizan Cannes como una plataforma mediática mundial por la presencia de miles de periodistas de todo el mundo.

Sin embargo, no todo el mundo estaba deprimido, y algunos ven a la industria del cine con capacidad de recuperación y ven el mercado en auge del 3D como una oportunidad a explotar.