Lunes, 17 de Mayo de 2010

Temor en Tailandia ante el punto muerto en las negociaciones

Reuters ·17/05/2010 - 12:11h

Los manifestantes ignoraron el lunes los llamamientos del Gobierno tailandés que les exigió poner fin a las protestas que han causado 37 muertos en cuatro días de violencia callejera en Bangkok, antes de sostener unas negociaciones con los opositores, que buscan elecciones inmediatas.

El Gobierno había dado de plazo hasta las 15.00 hora local (0800 hora GMT) a las aproximadamente 5.000 personas que han acampado en el centro de Bangkok como forma de protesta para que abandonen el área, o hagan frente a cargos criminales.

El plazo ha expirado y no han ocurrido nuevos incidentes, pero los enfrentamientos continuaron en la periferia al este y norte de la zona de acampada, zonas que el Ejército tiene problemas para acordonar.

Después de que el Gobierno rechazara el domingo el llamamiento opositor a un alto el fuego y a negociaciones moderadas por Naciones Unidas, los líderes de los "camisas rojas" ofrecieron participar en negociaciones sólo si participa un árbitro neutral y las tropas se retiran.

El portavoz del Gobierno Panitan Wattanayagorn replicó que primero deben terminar los disturbios y la violencia contra las tropas.

"El Gobierno está listo para avanzar con las negociaciones cuando la situación se haya calmado, cuando finalice la protesta, cuando concluya la violencia, cuando concluyan los ataques contra las autoridades", dijo el portavoz, lo que parece terminar con cualquier esperanza de alcanzar un fin negociado a los disturbios.

En distintas partes de la ciudad, la gente acaparaba alimentos y los hoteles solicitaban a sus huéspedes que se fueran. Las escuelas han estado cerradas y aunque el lunes y el martes fueron declarados festivos públicos, mercados y bancos seguían abiertos.

Al mermar los enfrentamientos el lunes, los vecinos del distrito comercial llevaban sus pertenencias y a sus niños lejos del área. El hospital Chulalongkorn, adyacente al campamento opositor, había evacuado a todos sus pacientes.

ENFRENTAMIENOS INTENSOS

Los enfrentamientos cerca del campamento de los manifestantes fueron intensos durante la noche. Un cohete alcanzó el decimocuarto piso del hotel Dusit Thani, dijo un fotógrafo de Reuters, desencadenando disparos desde "todas direcciones" en la oscuridad absoluta, ya que la energía había sido cortada en el área.

Los huéspedes en el Dusit fueron evacuados el lunes por la mañana tras pasar buena parte de la noche ocultándose en el sótano.

hasta el momento sin éxito - de imponer un cordón de seguridad en torno al campamento, que ocupa un área de tres kilómetros cuadrados del distrito comercial.

Un militar tailandés renegado considerado el asesor militar de facto de los "camisas rojas" murió en el hospital donde estaba siendo atendido tras recibir un disparo en la cabeza, dijo el lunes el director del centro médico.

El mayor general Khattiya Sawasdipol, mejor conocido como "Seh Daeng" ("comandante rojo"), resultó herido el jueves, avivando la aparición de nuevos episodios de violencia en una crisis que se ha extendido cinco años.

Estos choques han enfrentado a los pobres de áreas rurales y urbanas de bajos recursos contra la élite que tradicionalmente ha dirigido a Tailandia. Al menos 37 personas han muerto y 266 han resultado heridas desde entonces, de acuerdo con cifras del Gobierno.

El primer ministro, Abhisit Vejjajiva, se comprometió a "no retroceder" contra los "terroristas armados", que pretenden derrocar su Gobierno.

dicen que el Gobierno de Abhisit, apoyado por los militares y que llegó al poder hace 18 meses tras una controvertida votación parlamentaria, es ilegitimo y quieren que convoque elecciones inmediatamente.

Al menos 66 personas han muerto y más de 1.600 sufrieron heridas desde que los "camisas rojas" comenzaron su protesta a mediados de marzo.

El estado de excepción se ha extendido a más de un cuarto del país después de que fuera declarado en cinco provincias más el domingo, llevando el total a 22. La violencia estalló en el norte y el noreste, bastión de Thaksin y hogar de poco más de la mitad de los 67 millones de habitantes de Tailandia.