Lunes, 17 de Mayo de 2010

Las dos fusiones que se aprueban hoy dan un giro al mapa de cajas de Cataluña

EFE ·17/05/2010 - 10:12h

EFE - Los directores de recursos humanos de Caixa Tarragona Pere Abelló, Caixa Catalunya, Nora Soler (c), y Caixa Manresa, Clara Alonso (d), durante la reunión que mantuvieron con los sindicatos el pasado mes de noviembre para analizar el proceso de fusión de las tres cajas. EFE/Archivo

Las dos fusiones de cajas de ahorro catalanas que se aprueban hoy en seis asambleas de otras tantas entidades darán un giro radical al mapa de cajas de la comunidad, "bancarizando" al sector, reduciendo el número de oficinas y ajustando las plantillas afectadas por el proceso.

Hoy se reunirán las asambleas de Caixa Catalunya, Caixa Manresa y Caixa Tarragona para aprobar su fusión y crear la quinta caja de ahorros de España, y al mismo tiempo también se celebran las de Terrassa, Sabadell y Manlleu para hacer lo mismo y configurar Unnim, la caja del Vallès.

El nuevo mapa de cajas supone reducir su número en Cataluña de diez a seis y que la comunidad tenga la primera -La Caixa- y la quinta caja de España por volumen de activos.

Las dos fusiones siguen modelos muy diferentes: la nueva Caixa Catalunya será una entidad con peso y representación en toda España, con una fuerte cartera de pisos que se ha quedado fruto de la crisis inmobiliaria y una voluntad de competir con los grandes grupos.

La nueva quinta mayor caja de España todavía no ha decidido con qué marca comercial operará, y ha apostado por pedir el máximo dinero posible al Fondo para la Reestructuración y Ordenación Bancaria (FROB), en total 1.250 millones.

En cambio, la caja del Vallès sí que ha escogido marca, Unnim, y estará muy focalizada en la zona de Terrassa y Sabadell, rica en industria y sede de multinacionales y ha pedido al FROB el mínimo dinero posible, 380 millones.

El coste de las dos fusiones será alto: en total se perderán más de 1.800 puestos de trabajo, en su mayoría, 1.300 de la fusión de la nueva Caixa Catalunya, debido a que esta entidad es de mucho mayor tamaño.

Sin embargo, se trata de prejubilaciones y bajas incentivadas pactadas con los sindicatos y poco traumáticas en un contexto de fuerte ajuste laboral en todos los sectores económicos.

El personal que se eliminará en este proceso supone el 4% del personal que en este momento trabaja en las cajas de ahorro catalanas.

Las dos fusiones también se notarán en la red bancaria de Cataluña, la mas densa de España, ya que supondrán el cierre de 540 sucursales, de las que, una vez más, la mayor parte, 395, corresponderán a la nueva Caixa Catalunya. En total, se recortará con ambas operaciones el 6,3% de la red en Cataluña.

Las entidades que no se han fusionado, en especial La Caixa, también han aplicado en los últimos dos años una fuerte política de cierre de sucursales.

También cambiará el modelo de negocio, con menos oficinas se darán menos hipotecas y se intentará ganar terreno en ámbitos como el crédito a las empresas y la gestión de patrimonio.

Está previsto que las seis asambleas comiencen sobre las 18:00 horas de hoy y que alrededor de las 20:00 horas se empiece a saber el resultado de las mismas, si bien se espera que todas resulten favorables al proceso de fusión.