Domingo, 16 de Mayo de 2010

El sueño del Mallorca se desvanece en "dos malditos minutos"

Reuters ·16/05/2010 - 14:45h

Dos minutos dulces. Eso fue lo que tuvo el Real Mallorca, que se atrevió a soñar con jugar la próxima temporada en la Liga de Campeones hasta que el destino cambió cruelmente y le arrebató el sueño.

Tras derrotar al Espanyol por 2-0 en su último partido de la temporada, los jugadores bermellones presenciaron el final del partido entre el Sevilla y el Almería en su estadio, en una pantalla gigante.

Con sólo 10 jugadores en el campo, el Sevilla estuvo con empate a dos, y con una enorme botella de champán ya preparada para ser abierta, de repente todo salió horriblemente mal cuando los andaluces consiguieron la victoria en el minuto 94.

Reunida toda la plantilla mallorquina en el campo alrededor del círculo central, los jugadores cayeron hundidos de rodillas, incrédulos al ver cómo el Sevilla se quedaba con la cuarta posición y la correspondiente plaza para disputar la Liga de Campeones la próxima temporada.

El Mallorca había empezado el sábado con un punto por detrás del Sevilla, concretamente en la quinta posición, y con los dos partidos disputándose simultáneamente.

"Hubiera preferido, en el mejor de los casos, que el Sevilla hubiese llegado al minuto 90 ganando su partido, y que nosotros hubiésemos terminado con la sensación de que nada podíamos alcanzar", aseguró el entrenador del Mallorca, Gregorio Manzano, a los periodistas.

"Dos partidos que habían comenzado igual tenían dos minutos de diferencia, y esos dos minutos de agonía, y de alegría en un primer momento, creo que es lo más injusto que ha podido suceder esta temporada", agregó.

"Dos minutos donde nuestros jugadores estando en el césped, vieron cómo el Sevilla marcaba el gol y no puedes describir sus sentimientos. Dos malditos minutos", puntualizó Manzano.

ORGULLO POR LO LOGRADO

Manzano insistió en que la quinta posición lograda y correspondiente plaza la siguiente temporada en la Liga Europa fue algo que el modesto club debe estar orgulloso.

"No debería ser una noche para la desesperación. Hemos escrito nuestro nombre en letras mayúsculas en el podio por esta temporada", afirmó el entrenador mallorquín.

Manzano convirtió al Mallorca en uno de las sorpresas de la temporada y consiguieron estar durante las 38 jornadas de Liga en los seis primeros puestos de la tabla.

La última vez que el Mallorca estuvo en la Liga de Campeones fue en la temporada 2001-02. Un posible retorno les hubiera ayudado a aliviar sus problemas financieros.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad