Domingo, 16 de Mayo de 2010

Una profesora francesa vuelve a casa tras ser juzgada en Irán

Reuters ·16/05/2010 - 12:18h

La profesora francesa Clotilde Reiss viajaba el domingo de regreso a su país tras el final de su juicio en Irán por cargos de espionaje, dijo la oficina del presidente Nicolas Sarkozy.

El abogado de Reiss, Mohammad Ali Mahdavi-Sabet, dijo el sábado en Teherán que podría dejar Irán después de que se cambiara su condena de "dos a cinco años" de detención alternativa por una multa de 285.000 dólares. Reiss fue arrestada en julio pasado.

La oficina de Sarkozy dijo en un comunicado que Reiss, de 24 años, sería recibida a su llegada a París por el presidente en el Palacio del Elíseo

Reiss, quien estaba en libertad bajo fianza y permanecía en la embajada francesa, había sido acusada de participar en una conspiración occidental para desestabilizar al Gobierno de Irán después de las elecciones del 12 de junio en las que fue reelegido el presidente Mahmud Ahmadineyad.

Su caso elevó las tensiones entre Francia e Irán, ya enfrentados por el programa nuclear de Teherán.

No hubo responsables iraníes disponibles para comentar inmediatamente el final del juicio de Reiss.

Reiss fue arrestada en Teherán en julio, cuando se preparaba para salir de la República Islámica después de trabajar en la Universidad Isfahan durante cinco meses. Fue una de las miles de personas detenidas durante las manifestaciones posteriores a las elecciones.

La mayoría ha sido liberado desde entonces, aunque decenas, incluidos ex altos cargos, han sido sentenciados hasta a 16 años en prisión y dos personas fueron ejecutadas en enero. Al menos otras nueve personas han apelado a sus sentencias de muerte.

Los derrotados candidatos moderados dicen que las elecciones estuvieron manipuladas. Las autoridades lo niegan.

Estados Unidos y sus aliados europeos temen que Teherán esté tratando de adquirir armas nucleares bajo la cubierta de un programa civil y están negociando una cuarta ronda de sanciones del Consejo de Seguridad contra Irán.

Teherán dice que sus actividades nucleares sólo buscan la generación de electricidad.