Domingo, 16 de Mayo de 2010

Seis asambleas de cajas pondrán mañana a Cataluña en cabeza de las fusiones

EFE ·16/05/2010 - 12:14h

EFE - La caja resultante estará dirigida por el actual director general de Caixa Catalunya, Adolf Todó, mientras que el presidente será Narcís Serra, actual presidente de esta entidad, durante una período temporal. EFE/Archivo

Las seis asambleas de cajas de ahorro que se celebran mañana por la tarde pondrán a Cataluña a la cabeza de los procesos de fusiones de cajas de ahorro que ha impulsado el Banco de España y que han contado con el beneplácito de la Generalitat al limitarse al mercado catalán.

Así, mañana se celebran las asambleas de Caixa Catalunya, Caixa Manresa y Caixa Tarragona, para crear la quinta caja de ahorros por activos, con una balance estimado que alcanzará un volumen de 81.000 millones.

La caja resultante estará dirigida por el actual director general de Caixa Catalunya, Adolf Todó, mientras que el presidente será Narcís Serra, actual presidente de esta entidad, durante una período temporal.

Pero esta fusión, siendo importante, no será la única, ya que el mismo día y también por la tarde se reúnen las asambleas de Caixa Terrassa, Caixa Sabadell y Caixa Manlleu para aprobar su fusión.

La nueva caja será fuerte en el Vallès, zona con fuerte presencia industrial, funcionará bajo la marca Unnim y tendrá unos activos de unos 30.000 millones. Su director general será Enric Mata, el hombre fuerte de Terrassa.

De hecho, esta operación fue la primera fusión que se anunció en España cuando el Banco de España empezó a dar voces de alerta para que se produjesen fusiones de cajas.

Sin embargo, su andadura ha sido más procelosa, ya que una vez iniciado el proceso se sumó Caixa Girona, en lo que en un principio iba a ser una fusión a cuatro.

Finalmente, el consejo de Caixa Girona desafió la presión de la Generalitat y la voluntad tanto de su presidente como de su director general y en un consejo de administración rutinario del pasado mes de marzo tumbó la fusión y optó por seguir en solitario, con el consiguiente trabajo para las otras tres cajas de tener que rehacer los acuerdos para fusionarse.

Las fuentes financieras consultadas por Efe aseguran que en todas las asambleas que se celebrarán mañana se aprobarán las fusiones con mayorías cómodas.

Técnicamente sería necesario un 34% de votos negativos o abstenciones en una de las asambleas para bloquear legalmente alguna de las dos fusiones, pero todas las fuentes consultadas han asegurado que se trata de una posibilidad remota, dado que los seis consejos de administración de las cajas votaron en ambas fusiones por unanimidad.

Sin embargo, sí se prevé que en las asambleas, en las que normalmente sólo hablan los representantes sindicales, se oigan esta vez algunas voces discordantes que lamentan que cada una de sus zonas pierda su caja de ahorros, siendo Caixa Tarragona donde es más probable que esto ocurra, por la importancia del factor territorial en esta entidad de ahorro.

Por ello, algunos directores generales de las cajas han estado las últimas semanas reuniéndose con miembros de las asambleas para vender las bondades de la fusión y la dificultad de seguir en solitario en un entorno en que las cajas pequeñas ya no pueden titulizar en solitario su actividad crediticia.

Estas dos fusiones son el cambio más importante en el mapa de cajas catalán desde que Caixa de Pensiones y Caixa de Barcelona se fusionaron en 1989 para crear La Caixa.

Tras estas dos operaciones, en Cataluña pasará de haber diez cajas a sólo seis: La Caixa; la nueva Caixa Catalunya, cuya marca comercial unitaria todavía se desconoce; Unnim; Caixa Penedès, que sigue buscando socios para fusionarse, Caixa Laietana y Caixa Girona.