Domingo, 16 de Mayo de 2010

Tailandia impondrá un toque de queda para atajar las protestas

Reuters ·16/05/2010 - 09:34h

El Gobierno tailandés impondrá el domingo un toque de queda en zonas de Bangkok, después de tres días de combate que han dejado 24 personas muertas y que se han convertido en una caótica guerra urbana, en la que ambos bandos piden refuerzos.

El primer ministro, Abhisit Vejjajiva, dijo que el toque de queda podría ayudar a restablecer el orden en la ciudad capital, conocida por su vida nocturna, mientras el Ejército lucha por poner fin a semanas de protestas cada vez más violentas que pretenden derrocar al Gobierno.

"No podemos retirarnos ahora", dijo Abhisit en televisión.

El toque de queda posiblemente se impondrá desde las 23:00 hora local del domingo a las 5:00 am en zonas cercanas al principal lugar de protestas, dijo una fuente del Gobierno cercana a Abhisit.

Analistas dijeron que el Ejército parece haber subestimado la determinación de los manifestantes y se encontró con una prolongada resistencia cuando intentó bloquear las calles y cruces que llevan al principal lugar de protesta.

Los manifestantes siguen desafiantes, exigiendo la renuncia de Abhisit, nacido en Reino Unido y educado en Oxford, a quien acusan de conspirar con la elite realista de Tailandia e interferir con el poder judicial para derrocar a gobiernos electos previos.

"Yo me quedaré aquí, no huiremos", dijo Jatuporn Prompan, un líder de las protestas, a los partidarios en su campamento de 3,5 kilómetros cuadrados, donde permanecen al menos unas 5.000 personas, incluidas mujeres y niños, parapetadas detrás de murallas de neumáticos, palos y cemento.

El domingo, un manifestante recibió un disparo de un francotirador en la cabeza en la calle Rama IV, en las afueras de la principal zona de protesta.

Cientos de manifestantes vestidos con camisas rojas se han concentrado en la calle en el distrito obrero de Klong Toey desde el sábado, muchos heridos de disparos por sus enfrentamientos con los soldados cercanos, a los que lanzan cócteles molotov, piedras y cohetes caseros.

armados con fusiles automáticos - evitan fácilmente los proyectiles y disparan contra la multitud. Algunos manifestantes han muerto víctimas de francotiradores situados en lo alto de edificios de oficinas.

Los soldados pueden disparar a los manifestantes si se acercan a 36 metros de las líneas del Ejército, dijo el portavoz militar Sansern Kaewkamnerd, agregando que se necesitan más tropas para establecer el control.

Ningún soldado ha sido identificado en las cifras oficiales que muestran que 24 personas han muerto y 198 han resultado heridas.

La tensión persiste en las calles de la ciudad, húmedas por la lluvia. Cerca del monumento de la victoria, donde ocurrieron los enfrentamientos del sábado, un joven que caminaba por la calle recibió un disparo de un francotirador en la cabeza, dijo un testigo Reuters. No parecía ser un manifestante.

BANGKOK PARALIZADO

Muchos líderes de la protesta enfrentan ahora acusaciones de terrorismo que conllevan una pena máxima de muerte, elevando las apuestas en una crisis de dos meses que ha paralizado partes de Bangkok, diezmado el turismo y golpeado a la segunda mayor economía del sureste de Asia.

Los manifestantes, que han adoptado el rojo como color de protesta y respaldan en su mayoría al derrocado primer ministro Thaksin Shinawatra, han incendiado vehículos y lanzado piedras contra los soldados, quienes pusieron el sábado alambre de púas en las desiertas calles del distrito de negocios.

El líder de los camisas rojas Nattawut Saikua dijo el sábado por la tarde a las miles de personas que aún permanecen en el principal campamento que venían refuerzos en camino.

"Nos han contactado líderes de varias provincias. Se movilizarán para ayudarnos a presionar al Gobierno", declaró.

La embajada de Estados Unidos se ha ofrecido evacuar a las familias y socios del personal del gobierno estadounidense con sede en Bangkok que lo deseen, y ha instado a sus ciudadanos a no viajar a Bangkok.