Domingo, 16 de Mayo de 2010

Mike Leigh: larga vida al rey de la tragicomedia

El director británico presenta en Cannes su última película, 'Un año más'

C.P ·16/05/2010 - 08:00h

Una escena de 'Un año más', presentada en Cannes.

La memoria es caprichosa. Como un viejo que se hace el sordo cuando le interesa, sólo recuerda lo que le da la gana. Uno puede ser incapaz de acordarse de lo que hizo hace cinco minutos (¿de qué diablos iban Robin Hood y Wall Street II) y, por el contrario, rememorar con precisión marciana no sólo escenas de hace dos décadas, sino el tipo de emociones que te suscitaron.

Un año más' recibió una calurosa ovación en el pase de prensa

O dicho de un modo (un poco) menos cursi: asociamos algunos filmes a ciertos momentos de nuestra vida. Por ejemplo, casi todos los de Mike Leigh: Secretos y mentiras, Naked, Happy, Dos chicas de hoy Ni siquiera hace falta que sean perfectos para que al verlos te pase toda tu vida por delante. Y no puedas evitar venirte completamente abajo (o arriba).

Pues Leigh ha vuelto a hacerlo. Su nuevo filme, Un año más, que recibió una calurosa ovación en el pase de prensa, narra un año en la vida de una pareja de mediana edad que vive en las afueras de Londres, aunque sólo podremos fisgar sus vidas durante cuatro días (uno por estación), coincidiendo con las visitas de familiares y amigos.

Es posible que algunos de ustedes recuerden una antológica escena de Secretos y mentiras en la que un montón de peña se reunía a comer en torno a una mesa. Bien. Pues en Un año más Leigh parece haber querido hacer un ejercicio de estilo: la historia viene a ser una sucesión de desayunos, comidas, cenas y meriendas.

«Siempre me interesó mostrar a la gente corriente», explicó Leigh

El otro es un amigo

Suena a festival gastronómico, pero es una terapia de grupo encubierta. Los amigos más equilibrados tratan de serenar a los más desequilibrados. Unos beben té, otros hasta el agua de los floreros. Unos tienen donde caerse muertos, otros están más solos que la una. Unos ríen, otros lloran. Y los espectadores las dos cosas a la vez.

"Siempre me ha interesado mostrar la vida de la gente común y corriente, porque ese es el mundo del que provengo. La película habla sobre cómo nos reconciliamos con la vida a medida que vamos envejeciendo, y cómo nos relacionamos con los demás", explicó Leigh. La soledad, la amistad, el amor, la familia, la muerte, el paso del tiempo Un año más, la terapia del doctor Leigh mejora nuestra calidad de vida.

Noticias Relacionadas