Sábado, 15 de Mayo de 2010

Una imponente Venus llega sin problemas a la final de Madrid

Reuters ·15/05/2010 - 15:51h

Shahar Peer probablemente se dio cuenta de que no iba a ser su día contra una imponente Venus Williams en el Abierto de Madrid cuando fue ignorada por una distraída recogepelotas.

Sirviendo en un set y perdiendo por 2-0, la israelí tuvo que hacer varios gestos con los brazos antes de que la chica recuperara la atención y le lanzara la bola.

Peer, con un vestido de rosa, perdió ese servicio en el juego antes de caer con una derrota por 6-3 y 6-0, la quinta en cinco partidos contra la cuarta favorita, que jugará en la final del domingo contra la francesa Aravane Rezai, ganadora de la otra semifinal ante la checa Lucie Safarova, que se retiró.

"Con Venus siempre tengo problemas, siempre domina el partido desde el comienzo y es la primera en conseguir los puntos", aseguró Peer en una rueda de prensa después de que su rival la derrotara con nueve juegos consecutivos hasta firmar la victoria.

"He tenido problemas con mi servicio y ella estaba un poco más fuerte que yo", añadió la tenista de 23 años.

Por otro lado, cuando a Williams la preguntaron por Peer, dijo que "ella es una jugadora tenaz, con mucho talento y que nunca pierde el espíritu, por lo que yo estaba preparada para ello y parecía que sólo encontraba las esquinas".

Tras esto, Williams jugará la final de dobles con su hermana Serena, viéndose las caras contra Gisela Dulko y Flavia Pennetta el domingo, y prevé recuperar el número dos por detrás de Serena en el ranking de individuales una vez que se actualice el lunes.

Será la primera vez desde mayo de 2003 que las hermanas, que han ganado entre las dos 19 títulos individuales de Grand Slam, han estado primera y segunda de la clasificación.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad