Sábado, 15 de Mayo de 2010

El liderazgo de los laboristas británicos, una cuestión familiar

Reuters ·15/05/2010 - 14:18h

El ex secretario de Energía y Cambio Climático Ed Miliband se unió el sábado a su hermano mayor en la carrera por el liderazgo de los Laboristas británicos, diciendo que el partido de centroizquierda había perdido el contacto con sus valores progresistas.

El miércoles, el ex secretario de Exteriores David Miliband se convirtió en el primer miembro destacado del partido en anunciar su candidatura, un día después de que Gordon Brown dimitiera como primer ministro y líder del partido de centroizquierda.

"He decidido presentarme para ser líder del partido Laborista", dijo Ed Miliband, de 40 años, en un discurso ante la Fabian Society, un 'think tank' de centroizquierda.

"Hemos perdido el contacto con los valores que hicieron de nosotros una fuerza progresista en la política y hemos perdido el contacto con la gente que aspiramos a representar".

La carrera por el liderazgo laborista se convertirá previsiblemente en una batalla entre las alas izquierdistas y derechistas del partido, que extraerán lecciones diferentes de su derrota en las elecciones de la semana pasada.

David Miliband, considerado como un "Blairista", es el favorito de la derecha del partido. Los hermanos se enfrentarán seguramente al desafío de un candidato más izquierdista como el ex secretario de Educación Ed Balls.

Aunque Ed Miliband es menos conocido entre el gran público que su hermano ,es popular dentro del partido y tiene el respaldo de los sindicatos, los mayores promotores financieros de los Laboristas.

El partido, que salió del movimiento sindical y fue fundado en 1900, giró a la izquierda en la década de 1980 y perdió una serie de elecciones antes de que Tony Blair lo trasladara al centro. Éste fue primer ministro durante una década desde 1997 antes de pasarle el testigo a Brown.

En un discurso que fue muy crítico con los 13 años en el Gobierno de su partido, Miliband dijo que aunque el Laborismo había hecho mucho por lo que estar orgulloso en los primeros años, también había dejado atrás muchas cuestiones, como la economía, la justicia y la inmigración.

"Mi mensaje al pueblo británico es que aprenderemos de nuestros errores, volveremos a formar parte de sus valores, formaremos parte de su comunidad de nuevo, y trabajaremos con ellos para construir el tipo de país que queremos ver", declaró.