Sábado, 15 de Mayo de 2010

Nick Clegg trata de pacificar a su partido sobre la coalición

Reuters ·15/05/2010 - 12:04h

El viceprimer ministro británico, Nick Clegg, ha defendido su decisión de llevar a su partido de centroizquierda de los Liberal Demócratas a una coalición con los Conservadores de centroderecha, un pacto que los miembros del partido examinarán muy de cerca en un encuentro previsto para el domingo.

Tras las elecciones parlamentarias británicas de la semana pasada, que no dieron ningún ganador por mayoría absoluta, los Liberal Demócratas mantuvieron conversaciones tanto con los Conservadores, que lograron el mayor número de escaños, como con el Partido Laborista de centroizquierda, para determinar a quién darían su respaldo.

La decisión de unirse a los Conservadores del primer ministro David Cameron en una coalición formal, la primera del país desde 1945, ha sorprendido a los miembros más izquierdistas del partido, que piensan que su líder abandonó principios liberales para alcanzar el poder.

Ambos partidos tienen puntos de vista radicalmente diferentes sobre cuestiones clave como inmigración, defensa y relaciones de Reino Unido con Europa.

En comentarios publicados en la edición del sábado del diario Guardian antes de una conferencia en la que se debatirá el acuerdo de coalición, Clegg intentó aplacar a los miembros de su partido, diciendo que había sido la única opción viable.

"Sé que el nacimiento de esta coalición ha causado mucha sorpresa, y con ella, alguna ofensa", declaró.

"Pero esta es la verdad: no había otra forma responsable de jugar la mano entregada a los partidos políticos por el pueblo británico durante las elecciones".

Si los Liberal Demócratas se hubieran alineado con los Laboristas, de los que está más cerca ideológicamente, no hubieran alcanzado la mayoría absoluta en el Parlamento.

"La aritmética parlamentaria hacía impracticable una coalición Lib-Lab, y habría sido considerada ilegítima por el pueblo británico", declaró.

Clegg dijo que aunque había habido un compromiso significativo en ambas partes, y previsiblemente habría más en el futuro, la coalición estaba comprometida con una agenda liberal y subrayó que era la mejor forma de garantizar una sociedad más justa.

Más de tres cuartas partes de la ejecutiva federal y parlamentaria del partido Liberal Demócrata han respaldado a la coalición en una votación exigida por las normas del partido antes de que el acuerdo pudiera seguir adelante.

Sin embargo, el domingo se celebrará una conferencia especial de sus miembros en Birmingham, en el centro de Inglaterra, para consultar al resto de los miembros del partido. Aunque una votación en contra del acuerdo no desbarataría la coalición, la falta de respaldo de esta conferencia supondría un revés para Clegg.