Sábado, 15 de Mayo de 2010

Grecia promete terminar con la corrupción entre los políticos

Reuters ·15/05/2010 - 11:47h

El Gobierno de Grecia prometió poner fin a la corrupción entre los políticos para restablecer la confianza pública, pero no desea desestabilizar la vida política en el país mientras lucha con una crisis de deuda que ha sacudido al euro.

Grecia se ha visto afectada por una serie de grandes protestas contra las medidas del Gobierno para recortar el déficit presupuestario del país. Una demanda clave de los manifestantes es terminar con la corrupción, a la que culpan de la mala gestión de la economía griega.

"Lo que la gente quiere, y desde luego el Gobierno comparte ese deseo, es que haya una limpieza a nivel tanto social como política, para que las relaciones entre ambos sectores se transparenten y se restablezca la confianza", dijo el portavoz del Gobierno George Petalotis, en comentarios publicados el sábado por un semanario.

Durante décadas, los griegos han tolerado una corrupción endémica, especialmente entre los políticos. Pero la actual crisis de deuda obligó al Gobierno a aprobar un doloroso plan de austeridad a cambio de fondos de ayuda por 110.000 millones de euros de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

Además, Atenas se comprometió a impulsar la transparencia pública.

"Con esta atmósfera no existe más alternativa para el Gobierno que seguir adelante para combatir la evasión de impuestos y realizar una limpieza entre los políticos", dijo a Reuters Konstantinos Routzounis, director de la encuestadora Kappa Research.

Varios escándalos políticos, como un acuerdo de intercambio de tierras que cuesta al Estado millones de euros, llamado Vatopedi, y sobornos para obtener contratos que implican a la firma alemana Siemens, socavaron al país durante el Gobierno conservador previo.

Comisiones del Parlamento están investigando los escándalos y se espera que den a conocer sus resultados para fines de mayo y en junio. El Ministerio de Justicia también ha prometido indagar los ingresos de sus altos funcionarios.