Viernes, 14 de Mayo de 2010

Ambulancias no deben acelerar para lograr una mejor resucitación

Reuters ·14/05/2010 - 19:16h

Por Frederik Joelving

Acelerar la ambulancia no sería bueno para los pacientes que están recibiendo maniobras de resucitación cardiopulmonar (RCP), de acuerdo a investigadores surcoreanos.

Con un maniquí computarizado llamado Resusci Anne, un equipo evaluó la efectividad del trabajo de los médicos de emergencia a medida que la ambulancia, con luces y sirenas, aceleraba la velocidad.

Tanto la profundidad como la frecuencia de las compresiones del pecho se incrementaron, pero lo que más preocupó a los investigadores fue que los médicos tendían a dedicarle menos tiempo a la RCP cuando la ambulancia aumentaba la velocidad.

Se desconoce el motivo de esa reacción, pero lo que sí se sabe es que, en ese momento, no se bombea sangre en el cuerpo de un paciente con paro cardíaco. Eso priva de oxígeno vital al cerebro y otros órganos.

A 60 kilómetros por hora (km/h) y más, el tiempo extra "sin flujo" es de apenas unos segundos menos que a 30 km/h o menos. Pero la ambulancia iba en una autopista recta sin semáforos, precisó el doctor Tae Nyoung Chung, médico de emergencia de la Yonsei University College of Medicine, en Seúl.

En la vida real, dijo, los giros cerrados, las detenciones y los baches potenciarían los efectos.

Según los resultados, publicados en Resuscitation, "existiría un umbral entre los 30 y los 60 km/h en el cual no aumentaría el tiempo sin maniobras si se mantiene una velocidad constante", indicó.

"Ese sería el valor máximo al que debería circular una ambulancia mientras se realizan las maniobras de RCP", agregó.

La doctora Dana Edelson, directora asociada de la Comisión de RCP de la University of Chicago, pidió precaución. Mientras que la técnica es clave para la supervivencia, la experta señaló que los efectos que identificaron los autores fueron "bastante pequeños".

"El problema de reducir la velocidad es que se demora más en llegar al hospital. Tenemos que encontrar otras formas de mejorar la calidad de la RCP", agregó.

Una, según la Asociación Estadounidense del Corazón, es que los médicos realicen las maniobras de resucitación donde está la víctima, en lugar de apurarse para llevarla al hospital.

Sin embargo, "tratar de realizar la RCP en la parte de atrás de una ambulancia no es altamente efectivo", sostuvo Michael Sayre, vocero de la asociación.

Aun así, los expertos aseguran que es una práctica habitual en Corea y en Estados Unidos. Algunos pacientes sufren un paro cardíaco durante el traslado y, otros, no responden a la RCP.

Si bien hay pocos servicios de emergencias que reducen la velocidad de las ambulancias cuando los médicos están haciendo las compresiones, no existen guías oficiales que así lo determinen, dijo Jerry Johnston, paramédico y ex presidente de la Asociación Nacional de Técnicos Médicos de Emergencia.

Existen dispositivos mecánicos que realizan las compresiones torácicas, pero son prohibitivos porque cuestan entre 10.000 y 15.000 dólares por ambulancia, precisó Johnston.

"Por ahora, la recomendación es que el conductor de la ambulancia esté muy atento para suavizar la marcha y que el personal pueda realizar una RCP de buena calidad", agregó.

FUENTE: Resuscitation, online 8 de abril del 2010.