Viernes, 14 de Mayo de 2010

Cuba deja en libertad a una disidente

Reuters ·14/05/2010 - 19:05h

La justicia cubana dejó el viernes en libertad a una disidente ligada al grupo Damas de Blanco que había sido condenada a 20 meses de prisión por una disputa familiar, en un fallo que la oposición interpretó como una victoria.

Pero un tribunal de apelaciones de La Habana dictaminó que Dania García deberá pagar una multa de 300 pesos, unos 13,5 dólares o casi un salario medio en Cuba, por "ejercicio arbitrario de derechos" en una pelea con su hija.

"Todo fue un teatro. Ellos sabían que habían cometido un error", dijo la mujer de 41 años a los periodistas extranjeros frente a la corte en el centro histórico de la capital.

García dijo que su juicio era una represalia del Gobierno por su activismo junto a las Damas de Blanco, un grupo de madres y esposas de presos políticos.

"Me siento feliz, me siento alegre. Siento que, una vez más, nosotros, la oposición en Cuba, vencimos", añadió la mujer, que escribe para páginas web críticas del Gobierno.

García había sido condenada el 23 de abril tras una discusión con su hija de 23 años y enviada a una cárcel en las afueras de La Habana. El 8 de mayo fue excarcelada a la espera del fallo de la apelación.

El líder de la Comisión Cubana de Derechos Humanos, Elizardo Sánchez, atribuyó la modificación de la sentencia a la presión que, dijo, fue ejercida dentro y fuera de la isla.

"El mensaje es que el Gobierno se dio cuenta (...) que la comunidad internacional no iba a aceptar semejante arbitrariedad", dijo a Reuters.

"Durante décadas el Gobierno hacía lo que le venía en gana sin tener en cuenta la opinión de nadie. Ahora sigue haciendo lo que le da la gana, pero toma en cuenta los costos políticos que pueden tener", añadió el disidente.

Cuba considera a los disidentes mercenarios a sueldo de su enemigo Estados Unidos.

La isla ha recibido duras críticas internacionales tras la muerte en febrero del preso político en huelga de hambre Orlando Zapata y el acoso a las Damas de Blanco. Las autoridades cubanas rechazan las críticas como parte de lo que considera una "campaña internacional" contra su sistema socialista.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad