Viernes, 14 de Mayo de 2010

Mónaco deja atrás la crisis crediticia

Reuters ·14/05/2010 - 13:48h

Aunque la Fórmula Uno todavía no está derrochando dinero en el Gran Premio de Mónaco este fin de semana, salvo por el multimillonario dueño de Force India Vijay Mallya, los socios corporativos al menos están preparados para volver a dejarse ver.

El año pasado, con el mundo sacudido por la recesión y la crisis crediticia mundial, muchos de los que apoyaban la F1 sintieron que era mejor adoptar un bajo perfil en el principado del Mediterráneo.

Algunas compañías entregaron yates privados para usos benéficos, mientras que otras quitaron sus marcas o simplemente se mantuvieron alejadas.

Este año, aunque con presupuestos reducidos y amplias medidas de recortes de gastos impuestas en los equipos, debería ser distinto.

"Hemos seguido adelante", dijo a Reuters el jefe ejecutivo de Mercedes, Nick Fry, ganador el año pasado en Mónaco con un apretado presupuesto con Brawn GP, en el Gran Premio de España la semana pasada.

"Creo que en la primera parte del año pasado se estaba tan cerca de la crisis financiera masiva ocurrida al final del año anterior que era inapropiado que la gente fuera ostentosa", agregó.

Pero el empresario sabe que las cosas han cambiado.

"Creo que las cosas se ven mejor. Sólo tienes que ver el nivel de patrocinadores en nuestro coche este año", indicó el británico, cuyo socio del equipo es la compañía de petróleo estatal malasia Petronas.

"Creo que hay una creciente confianza en el mercado y creo que eso se verá reflejado en la asistencia VIP en Mónaco", afirmó.

TIEMPO DE FIESTAS

Puede que el entretenimiento sea menos ostentoso y que el público que paga sea más cuidadoso con sus gastos, pero aún habrán muchas fiestas.

El magnate de la aviación, cervezas y licores Mallya inauguró su yate de 95 metros "Indian Empress" el jueves, mientras que en la noche del viernes se celebra un desfile de modas de y una subasta en el exclusivo Amber Lounge.

La compañía de diamantes Steinmetz atenderá a una muy acomodada clientela en una villa que era propiedad del rey de la moda Karl Lagerfeld.

una pequeña franja de tierra con más millonarios por metro cuadrado que en cualquier otra parte del planeta - sigue siendo el punto destacado socialmente del calendario de la F1 y el lugar donde se llega a acuerdos y se renuevan contratos.

Cuando el mundo era más simple y la F1 estaba impulsada por el dinero del tabaco, un patrocinador rico podría haberse sentido feliz al poner el logo de su compañía en un coche y sentarse a disfrutar el paisaje. Pero esos días quedaron atrás hace tiempo.

MUY SOFISTICADOS

Ahora hay una justificación mucho más comercial para asistir.

"Los acuerdos que estamos haciendo son muy sofisticados y no dependen de la exposición a los medios en términos de etiquetas en coches, sino mucho más dependientes de un modelo de patrocinio estructurado", dijo Jim Wright, ex jefe de patrocinio de Williams y Toro Rosso que ahora es el Director de Marketing de Virgin Racing.

"Por lo que vemos, parece haber mucho más interés en Mónaco, indicó a Reuters.

La F1 es una plataforma para nuevos negocios, señaló.

Wright dijo que varios patrocinadores clave estarían representados por sus directores, y que llevarán invitados VIP con ellos.

Tony Fernandes, director del equipo Lotus cuya aerolínea Air Asia también patrocina a Williams, fue otro que detectó nueva confianza.

"Todavía es la carrera del glamour y creo que la gente quiere ser asociada con ella", afirmó. "Probablemente hay un poco de precaución, pero se está comenzando a ver un tremendo valor en la F1 así que la gente que es inteligente y que sigue involucrada con ella es mucha", explicó.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad