Viernes, 14 de Mayo de 2010

La prohibición del burka en Francia plantearía problemas legales

Reuters ·14/05/2010 - 13:04h

El principal organismo de asesoría legal de Francia ha planteado de nuevo interrogantes sobre la viabilidad legal del proyecto de ley para prohibir los velos integrales musulmanes en público, días antes de que se presente ante el gabinete.

El Gobierno tiene previsto presentar la ley la semana que viene para prohibir los burkas con el argumento de que son denigrantes para las mujeres, incluso aunque algunos expertos han advertido de que este tipo de prohibición podría violar la libertad religiosa.

El Consejo de Estado, que asesora sobre la preparación de nuevas leyes, dijo a principios de año que una ley de este tipo amenazaría los derechos garantizados tanto por la Constitución como por la Convención Europea de Derechos Humanos.

El diario parisino Le Figaro informó el viernes de que el organismo había llegado a la misma conclusión después de una reunión el miércoles con responsables del Gobierno.

"Una prohibición completa y absoluta sobre el uso del velo completo podría no tener una justificación incuestionable legalmente y estaría expuesta a una gran incertidumbre constitucional", informó el diario.

El tema ha causado un intenso debate en Francia, que tiene la mayor población musulmana de Europa y durante años se ha enfrentado a problemas relacionados con la integración de sus varias comunidades de inmigrantes.

El Parlamento revisará la ley a principios de julio, antes de mandarla al Senado en septiembre, y posiblemente se adoptaría en otoño.

El líder del grupo parlamentario de UMP, Jean-François Cope, que persigue una prohibición lo más amplia posible, dijo que las conclusiones del panel no eran una sorpresa y que otros expertos legales tenían otros puntos de vista.

"Yo, como muchos, tengo una diferencia de opinión con el Consejo de Estado", dijo Cope en una conferencia de prensa. "Es una interpretación, pero hoy existen prohibiciones completas y absolutas como la imposibilidad de deambular desnudo por la carretera".

Cope reiteró que los argumentos de la prohibición se basaban en razones de seguridad, armonía social y respeto a las mujeres.

La oposición socialista francesa cuestionó el 11 de mayo el plan del Gobierno y propuso una ley más moderada basada en cuestiones prácticas más que en valores.

Su proyecto dice que todo el mundo debe mantener la cara descubierta cuando use los servicios públicos para permitir su identificación.