Viernes, 14 de Mayo de 2010

Economía asegura que el impacto del ajuste sobre el empleo no será sustancial

EFE ·14/05/2010 - 13:26h

EFE - El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa. EFE/Archivo

El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, dijo hoy que las medidas para recortar el déficit fiscal no tendrán un impacto sustancial sobre las previsiones de empleo para 2011, pese a que sí se rebajará unas décimas la previsión de crecimiento económico del 1,8% para el año próximo.

En una rueda de prensa para valorar el dato del IPC de abril, Campa dijo que todavía se está haciendo la revisión del cuadro macroeconómico sobre el que influirá el ajuste adicional del déficit en 1,5 puntos porcentuales que el Gobierno va a llevar a cabo en 2010 y 2011.

No obstante, dado que las medidas comenzarán a aplicarse a mitad de 2010, Campa consideró que el impacto sobre el PIB de este año será mínimo, con lo que es posible que no se altere la previsión de caída del 0,3%.

Agregó que la revisión a la baja del crecimiento del PIB para el próximo año no tendrá ningún impacto sobre las decisiones de política económica.

También apuntó la posibilidad de que el ajuste tenga algún efecto sobre el consumo, aunque el Gobierno sigue pensando que la economía va a ir transitando hacia una situación en la que la demanda privada vaya creciendo en paralelo a la retirada de los estímulos públicos.

Eso significa que se irá avanzando hacía la normalización del sector privado que irá sosteniendo cada vez más el crecimiento económico, explicó.

Por otra parte, Campa quiso "poner en contexto" los recortes anunciados el miércoles, y afirmó que los 5.000 millones anuales de ahorro que supondrá la rebaja salarial del 5% a los empleados públicos equivalen al sobrecoste de financiación que habría que asumir si el diferencial de la deuda española se incrementara en un punto porcentual.

Campa aseguró que no quiere "trivializar lo dramático de las medidas", pero que es necesario recalcar que ningún pensionista va a cobrar menos y que el recorte del 5% para sueldos públicos supone volver a los niveles de renta que los funcionarios tenían a principios de 2008.