Viernes, 14 de Mayo de 2010

Un muerto en una protesta en Afganistán por las víctimas civiles

Reuters ·14/05/2010 - 09:54h

Un civil murió por disparos el viernes en el este de Afganistán después de que la policía disparase contra miles de residentes que protestaban contra incursiones de la OTAN en las que, según dijeron, murieron 11 civiles durante la noche, dijo un funcionario.

Un periodista de Reuters en el distrito de Surkhrod -en la provincia de Nangarhar-, donde los manifestantes dicen que ocurrieron las incursiones, declaró que la policía disparó contra la multitud después de que algunos comenzaron a tirar piedras contra edificios del gobierno local.

Haji Jamal, jefe del consejo provincial local, dijo a Reuters que uno de los manifestantes murió en el tiroteo.

Más temprano, la multitud había arrastrado los cadáveres de los civiles que según dijeron habrían fallecido en las incursiones, exigiendo una explicación de la OTAN por sus muertes.

Ali Jan, que vive junto a las viviendas que fueron allanadas, dijo que escuchó como los helicópteros aterrizaban cerca de la 01.00 hora local (2030 hora GMT).

"Y entonces comenzaron los disparos. Estábamos aterrorizados y no pudimos salir", dijo Jan a Reuters.

"Decenas de efectivos afganos y extranjeros allanaron tres viviendas y descubrimos por la mañana que nueve personas murieron y otras dos están desaparecidas", agregó.

Fuerzas militares encabezadas por la OTAN confirmaron en un comunicado que se realizó una operación en el distrito de Surkhrod, pero negaron que hayan fallecido civiles y dijeron que sólo dieron muerte a insurgentes, entre ellos un subcomandante talibán.

"La fuerza combinada se dirigió a un complejo en las afueras de la localidad de Qal'eh-ye Allah Nazar, en el distrito de Surkhrod, después de que informes de inteligencia verificaran la actividad insurgente", señaló el comunicado.

"Reportes indican que no se dañó a civiles durante la operación", agrega el comunicado, que no ofrece una cifra exacta de las personas fallecidas en la incursión.

Las víctimas civiles registradas desde la invasión liderada por Estados Unidos han erosionado el apoyo local que reciben las fuerzas de la coalición extranjera, que trata de aplastar a la insurgencia talibán.

El año pasado fue en el que se registraron más víctimas fatales entre los civiles afganos desde que una fuerza liderada por Estados Unidos invadió el país en el 2001, bajo el mandato de Naciones Unidas.

Autoridades afganas han dicho que unos 170 civiles afganos murieron entre los meses de marzo y abril de este año, un incremento de un 33 por ciento comparado con el mismo período en el 2009.

Operaciones nocturnas a pequeña escala son llevadas a cabo principalmente por fuerzas estadounidenses, usualmente en viviendas afganas donde sospechan que podrían vivir u ocultarse insurgentes.

Estas incursiones son una importante causa de tensión entre las tropas extranjeras y los afganos, incrementando el resentimiento entre los civiles y socavando el objetivo de la coalición de ganar el apoyo de la población.

"Quemaremos todo el distrito, no queremos a los estadounidenses, no queremos al Gobierno (...) Si están aquí para matarnos, entonces mátennos ahora", dijo Hafiz Gul, uno de los manifestantes.