Jueves, 13 de Mayo de 2010

El asesino del colegio chino actuó tras pelearse por el alquiler

Reuters ·13/05/2010 - 07:51h

Un hombre que mató con un cuchillo de carnicero a siete niños y dos adultos en la última de una serie de agresiones mortales en escuelas chinas actuó después de una discusión sobre el contrato de arriendo de un jardín de infancia, dijeron vecinos y medios estatales.

La sucesión de sangrientas agresiones en escuelas ha llevado a funcionarios a exigir una demostración de fuerza para disuadir este tipo de ataques, que han enfurecido a la opinión pública china y avivó las críticas al Gobierno.

Medios estatales informaron el jueves que algunas escuelas estaban siendo custodiadas por policía que llevaban ametralladoras.

Entre los desencadenantes de los ataques están quejas acumuladas por pérdida de empleo, negocios fallidos, el final de una relación, y una nueva vivienda cuya demolición fue ordenada por funcionarios.

Habitantes de la provincia noroccidental de Shaanxi observaron el miércoles como se originaba una disputa entre el atacante, Wu Huanming, de 48 años, y Wu Hongying, una mujer de 50 años que dirigía el jardín de infancia donde ocurrió el ataque.

Wu Huanming, el dueño del edificio de dos pisos con un patio rodeado por un muro de hormigón, quería que el jardín de infantes dejara de funcionar en su propiedad tras expirar el contrato de arriendo en abril, dijo la agencia de noticias Xinhua.

Por su parte, Wu Hongying quería mantener funcionando la escuela hasta el verano boreal.

Wu Huanming corrió hacia su casa para recoger un cuchillo de carnicero y quienes lo vieron tuvieron demasiado miedo para tratar de detenerlo, dijo un habitante de la localidad.

"Lo ví sosteniendo una cuchillo de carnicero en su mano derecha. Me puse a correr, había gritos por todas partes", dijo a Reuters Li Yufen, residente del condado rural de Nanzheng.

"Entonces unas mujeres salieron, pero no éramos suficientes, así que volví a la casa. El asesino pasó junto a mí. Me miró pero yo seguí caminando, cerré la puerta y me quedé adentro", agregó.

Wu Huanming mató a cuchilladas a cinco niños y dos niñas, y también dió muerte a Wu Hongying y su madre de 80 años. Poco después regresó a su casa y se suicidó, dijo la agencia de noticias Xinhua.

El atacante mostraba señales de perturbación mental, dijo uno de sus parientes. "Estuvo enfermo, decía cosas que no tenían sentido, como si estuviera desequilibrado", dijo su familiar Wu Huangcheng, de 58 años.

Este fue el sexto ataque contra escolares en China desde marzo, una sucesión de hechos que ya ha generado peticiones para que haya más seguridad en las escuelas y temores sobre el malestar social que algunos ven bajo el rápido crecimiento económico del país.

Poco después de que el Gobierno se comprometiera a proteger las escuelas, este nuevo ataque fue un golpe para el Partido Comunista, que ha hecho de su dura postura contra el crimen un pilar de su autoridad.

El Ministerio de Seguridad Pública de China se comprometió a brindar protección urgente a las escuelas y a una campaña de "golpear duro" a las amenazas.

En Changsha, capital de la provincia sureña de Hunan, la policía comenzó a custodiar las escuelas y los jardines de infancia, una visión atemorizante para algunos niños, dijeron medios locales.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad