Jueves, 13 de Mayo de 2010

Obama hace las paces con el presidente de Afganistán

Karzai insiste en negociar con los talibanes

ISABEL PIQUER ·13/05/2010 - 08:00h

afp - Obama y Karzai, tras su rueda de prensa de ayer.

Barack Obama y Hamid Karzai reconocieron ayer haber sufrido algunos baches en su relación pero prometieron luchar juntos contra el terrorismo. En una conferencia de prensa conjunta en la Casa Blanca, los presidentes de Estados Unidos y Afganistán reiteraron sus objetivos y estrategias comunes en la lucha contra Al Qaeda.

Las noticias sobre tensiones de las últimas semanas fueron algo "exageradas", dijo Obama. "Hemos tenido discusiones muy francas", añadió el presidente, "nuestro labor es ser un buen amigo y ser sincero, la labor del presidente Karzai es representar a su país y asegurarse de que se respeta su soberanía". El mandatario también advirtió que el futuro traería sin duda nuevas disensiones que no afectarían sin embargo las "buenas relaciones" entre los dos países.

En la misma línea, el líder afgano subrayó su buena sintonía con Washington pero también reconoció que existían diferencias. "En esta relación, hay días alegres y días no tan alegres", dijo Karzai, "pero la relación de estos últimos diez años es realmente fuerte" y permite a los dos capitales "hablar con franqueza".

Atrás quedaron de momento las veladas y no tan veladas acusaciones de corrupción e ineficacia. La Casa Blanca ha llegado a la conclusión de que, para bien o para mal, no puede prescindir de Karzai para luchar contra los talibanes.

Obama alabó la iniciativa de Karzai de entablar diálogo con los talibanes: "Con aquellos que hayan cortado sus lazos con Al Qaeda, renunciado a la violencia y aceptado la constitución", dijo. Ambos consideran a los talibanes como una amenaza, pero tienen opiniones distintas sobre cómo lidiar con ellos. El Gobierno estadounidense ve con cierta desconfianza un tratado de paz con los dirigentes talibanes más radicales. Karzai, sin embargo, considera la reconciliación con los extremistas como la mejor esperanza de su país para lograr una paz duradera y sobre todo si Wa-shington abandona Afganistán como ya ocurrió después del repliegue soviético.

Retirada en julio de 2011

En cuanto a julio de 2011, fecha en la que el grueso de las tropas estadounidenses deberían abandonar Afganistán, Obama volvió a ser ambiguo. "Nuestro compromiso con Afganistán es a largo plazo y no se limita a nuestra presencia militar".

El presidente estadounidense pintó un panorama sombrío al anunciar que "habrá duras batallas en los próximos meses" y que las tropas estadounidenses "se enfrentan a retos muy serios en Afganistán".