Miércoles, 12 de Mayo de 2010

La CE propone estrechar la vigilancia sobre los presupuestos nacionales

EFE ·12/05/2010 - 13:06h

EFE - En la imagen, el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso. EFE/Archivo

La Comisión Europea propuso hoy una serie de medidas destinadas a estrechar la vigilancia sobre los presupuestos nacionales y endurecer las sanciones contra los Estados que no corrijan sus déficit públicos.

Como respuesta a la crisis de la deuda en Grecia, que ha puesto en peligro la estabilidad de toda la zona euro, el Ejecutivo comunitario propone que las instituciones europeas supervisen los presupuestos antes incluso de ser discutidos en los respectivos parlamentos.

Bruselas propone igualmente prestar más atención a la evolución y corrección de la deuda pública, y no sólo al déficit, así como a los desequilibrios macroeconómicos y a las divergencias internas en materia de competitividad.

La CE también anunció su intención de presentar una propuesta de mecanismo de ayuda financiera para los miembros de la zona euro que tenga carácter permanente y establezca procedimientos "claros y creíbles", acompañados de condiciones disuasorias para los gobiernos.

En rueda de prensa, el presidente de la CE, el portugués José Manuel Durão Barroso, aclaró que la propuesta de vigilancia "estricta" no pretende menoscabar ni esquivar la soberanía de los parlamentos nacionales.

"Lo que proponemos les dará más información, o sea más poder"; la decisión sobre la aprobación de los presupuestos nacionales "siempre será competencia de los parlamentos", dejó claro.

El propósito de Bruselas es establecer un "semestre europeo" al comienzo del año durante el cual los ministros europeos debatan, junto con la Comisión, la compatibilidad de las cuentas y reformas de cada Estado con las de sus vecinos.

"Lo hemos visto en esta crisis (de la deuda en Grecia), que las decisiones de un país, aunque represente poco en términos de PIB respecto al conjunto, tienen consecuencias enormes para todos los demás", según Barroso.

El ejercicio de coordinación europeo proporcionaría a los parlamentos respectivos una imagen más precisa de la situación de las finanzas públicas de su país en el contexto de Europa.

Con su propuesta, Bruselas afirma no sólo estar aplicando el Tratado, que considera la política económica como una cuestión de interés europeo, sino "el sentido común", después de lo vivido en estos meses.

Barroso afirmó con contundencia que los europeos no pueden tener una unión monetaria sin verdadera unión económica, y la coordinación presupuestaria es su condición "sine qua non".

"Los Estados tienen que decir claramente si quieren una unión económica; si no la quieren, entonces no tiene sentido mantener la unión monetaria", advirtió el presidente de la CE.

Tras haber hecho frente a la "emergencia" provocada por el rescate de Grecia, los gobiernos de la UE tienen ahora que "ir a la raíz del problema".

Las propuestas de hoy de la Comisión pretenden corregir la formulación del Pacto de estabilidad y crecimiento (PEC), en su doble dimensión preventiva y sancionadora, para que no se repita un deterioro desastroso de las finanzas públicas en un Estado.

Se trata, simplemente, de "más coordinación y disciplina", resumió Durão Barroso.

El comisario de Asuntos económicos y monetarios, Olli Rehn, abundó en la idea de que el PEC constituye un conjunto sano de reglas, pero que no se ha aplicado bien y es preciso "afilar su colmillo".