Miércoles, 12 de Mayo de 2010

El Fulham espera tener un truco final ante el Atlético

Reuters ·12/05/2010 - 11:09h

El Atlético de Madrid y el Fulham, dos clubes orgullosos que viven a la sombra de los rivales más ilustres de su ciudad, ocuparán el centro del escenario el miércoles en Hamburgo, cuando se enfrenten en la final de la Liga Europa.

Dos años después de librarse del descenso en la liga inglesa el último día de la temporada, el Fulham espera cerrar una buena trayectoria bajo el mando del técnico Roy Hodgson imponiéndose a los madrileños, que han ganado nueve veces la competición.

La semana pasada, el centrocampista Simon Davies describió en su campo de entrenamiento el estilo sensato y bien organizado del club inglés como "no muy emocionante", pero su camino a la final en la ciudad portuaria alemana ha sido pura fantasía.

Después de iniciar la fase de clasificación contra el club lituano FK Vetra el 30 de julio del año pasado, el Fulham salió de una dura ronda de grupos que le enfrentó a la AS Roma, el CSKA de Sofía y el Basilea, y después fue eliminando a algunos de los grandes equipos europeos en la siguiente fase.

El primero en caer fue el Shaktar Donetsk, que defendía el título, seguido de la Juventus y el campeón de la liga alemana, el Wolfsburgo, antes de romper el corazón de los seguidores del SV de Hamburgo en la semifinal.

"Desde que nos mantuvimos el último día en Portsmouth, la transformación ha sido como de película, la verdad", admitió a la prensa el centrocampista Danny Murphy, que ganó la antigua Copa UEFA con el Liverpool.

Hodgson, un técnico inglés que entrenó al Inter de Milán, ha hecho un gran trabajo convirtiendo a un puñado de jugadores que habían sido de segunda en sus clubes anteriores en una unidad integrada que se ha mostrado formidable en su campo de Craven Cottage, junto al Támesis.

Bobby Zamora, un delantero que ha tenido resultados dispares en el Tottenham Hotspur y el West Ham United, ha marcado ocho goles en el torneo, a pesar de sus problemas con una lesión en el tendón de Aquiles. El húngaro Zoltan Gera, procedente del West Bromwich Albion, ha anotado otros seis, incluyendo dos en la remontada ante la Juventus, superando el 4-1 que llevaban entre los partidos de ida y vuelta.

"Llegar a la final ha sido un gran logro, pero al menos yo les diré a los chicos que esta oportunidad podría no volver a presentarse", dijo el portero australiano Mark Schwarzer, que espera compensar su derrota en la final del año pasado ante el Sevilla, cuando jugaba con el Middlesbrough.

BUEN HISTORIAL

A diferencia del Fulham, el Atlético de Madrid tiene un buen historial europeo, pero no ha llegado a una final europea desde que la ahora extinta Copa Winners de 1986, y buscan su primer título desde su doblete de Liga y Copa de 1996.

Diego Forlán, Antonio Reyes y Sergio Agüero forman una formidable fuerza de ataque, y llegan a la final como favoritos pese a la irregular temporada que han tenido en Europa.

Comenzaron en la Liga de Campeones, cuando no lograron ganar ningún partido de grupo, y tras descender a la Liga Europa ganaron tres de sus cuatro partidos con goles fuera de casa, incluyendo la victoria en semifinales ante el Liverpool gracias a una jugada tardía de Forlán.

Al igual que el Fulham, han progresado con un nuevo entrenador.

Quique Sánchez Flores fue nombrado en octubre, con el club en riesgo de descenso, y podría terminar con dos títulos, el de la Liga Europa y el de la Copa del Rey, que se juegan la semana que viene en una final contra el Sevilla.

"Tenemos que estar en nuestra mejor forma", dijo a los periodistas. "Cuando un equipo llega a la final después de eliminar a unos rivales muy fuertes, eso demuestra que tienen herramientas que utilizan muy bien. No debemos subestimarles".