Jueves, 13 de Mayo de 2010

La ancestral magia de los judíos

"Ángeles y Demonios, magia judía a lo largo de los años" es el título de la exposición recien inaugurada que se muestra en el Museo de las Tierras de la Biblia de Jerusalén.

PÚBLICO ·13/05/2010 - 09:37h

EFE/Avraham Hay - Pergamino contra el mal de ojo /

La magia utilizada durante siglos por la tradición judía para combatir el mal de ojo, lograr el amor de una mujer o proteger el hogar de fuerzas demoníacas es analizada en esta exposición desde sus lejanos orígenes, allá por el siglo X a.C. en los tiempos del Templo del rey Salomón.

La muestra repasa las creencias del judaísmo siempre marcadas por la existencia de poderes sobrenaturales, ángeles, demonios, espíritus y fuerzas malignas que zarandeaban y arrebataban a los indefensos seres humanos.

La exposición supone una sorprendente mirada sobre la historia más íntima de los judíos. En ella, se descubren estatuillas, amuletos, telas y pergaminos manuscritos e incluso material orgánico para realizar encantamientos, luchar contra las maldiciones o cocinar pócimas amorosas. Gran parte de estos objetos fueron usados en la vida cotidiana de las comunidades judías de Europa, Oriente Medio y norte de África.

Incuso hoy se siguen usando amuletos contra el mal de ojo como la jamsa, símbolo de una mano que invoca la buena fortuna, y otros que probablemente incorporó el judaísmo desde la práctica islámica.

Para evitar vecinos insufribles, que siempre los ha habido, los judíos empleaban fórmulas cabalísticas que les ayudaran a deshacerse de ellos. En la muestra se exhiben unos cuencos con inscripciones que eran enterrados boca abajo debajo de los suelos de los hogares judíos a fin de alejar a los malos espíritus y evitar incendios.

Contra el mal de ojo se solían utilizar espejos con forma de ojo para reflejar la mala suerte. El ojo simboliza lo que otros perciben de uno provocando la envidia.

El Talmud, la ley oral del judaísmo, dice que de 100 muertes, 99 son por el mal de ojo y solo una por causas naturales, lo que explica el celo con que el judaísmo cuida la maternidad. Así, en la tradición judía no se suele mencionar el nombre del hijo que va a nacer hasta después del parto o incluso la circuncisión y muchos bendicen al bebé con las palabras: "Dios le libre del mal de ojo".

El tema amoroso y erótico es uno de los que atrae mayor atención, como muestran unas figurillas del período bizantino con forma de mujer con las manos atadas en la espalda y consideradas muñecas-vudú, expuestas en una sala dedicada a la magia negra. La Cábala aplicada también proporciona encantamientos y libros que contienen fórmulas para que una mujer se enamore de un hombre y "su corazón arda de pasión".

La muestra deja claro que existe una diferencia entre la práctica religiosa y la superstición, aunque a veces sólo las separa una delgada línea.

Más información
Bible Lands Museum Jerusalem
Angels & Demons, Jewish Magic Through The Ages

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad