Miércoles, 12 de Mayo de 2010

Zapatero reduce el gasto social para cumplir el objetivo de déficit

El presidente pide a los ciudadanos "un gran esfuerzo de austeridad" mientras Rajoy tira de demagogia y le reprocha que haga caer el peso de los recortes en "funcionarios, pensionistas y futuras madres"

JORGE OTERO ·12/05/2010 - 09:02h

Sangre, sudor y lágrimas. José Luis Rodríguez Zapatero compareció en el Congreso de los Diputados para anunciar un drástico recorte del gasto público que incluye como medidas más llamativas la reducción en un 5% del sueldo de los funcionarios en 2010, su congelación en 2011, la eliminación del cheque-bebé a partir del 1 de enero del año que viene o la suspensión de la revalorización de las pensiones, excepto las no contributivas y las mínimas.

"No es fácil para el Gobierno tomar estas medidas", afirmó Zapatero, que a lo largo de la media hora que duró su discurso intentó ser didáctico y se remontó al origen de la crisis en el verano de 2008 para explicar, en definitiva, la necesidad de estas medidas. Pero pese a sus explicaciones detalladas, Zapatero se mostró consciente de que "muchos ciudadanos no lo van a entender, ahora precisamente que les mandamos el mensaje de que la crisis empieza a remitir".

El presidente del Gobierno, con cierto realismo pragmático, insinuó que toma estas decisiones difíciles obligado por la Unión Europea y con el objetivo de contribuir a la estabilidad financiera de la Unión Europea y del Euro. Y es que la reunión de los ministros de finanzas del Ecofin el fin de semana pasado en el que se decidió la creación del llamado mecanismo europeo de estabilización por valor de 750.000 millones , fue la última etapa que hizo ineludible la toma de esta decisión.

"La situación es díficil, pero el Gobierno no desfallecerá"

Zapatero fue muy claro: el plan de recorte del gasto que tenía previsto el Gobierno era insuficiente, "España tiene desequilibrios que son un 11,2% de déficit y un 20% de paro", afirmó el presidente. Reconoció que el Estado tiene que pasar de un 11,2% de déficit en 2009 al 6% en en 2011: "Tenemos que hacer en dos años las dos terceras partes de lo previsto en cuatro, pero tenemos que restablecer la confianza". Para Zapatero está es una ampliación de su plan de recortes. Una ampliación del recorte del gasto cifrada en 15.000 millones de euros en 2010 y 2011.

La magnitud de los recortes ha obligado a Zapatero a variar de rumbo y a tomar decisiones que él mismo sabe que son impopulares. Por eso se dirigió a los ciudadanos: "Es un gran esfuerzo de austeridad, pero hemos intentado que se equitativos. La situación es difícil, pero el Gobierno no desfallecerá".

Rajoy, al ataque

La réplica de Mariano Rajoy fue cualquier cosa menos generosa. Fue el típico discurso del "ya te lo dije". El líder del PP centró sus críticas en dos ejes: el primero, que Zapatero es un gobernate tutelado por Europa. "Tengo que lamentar que tengan que venir de fuera a decir lo que hay que hacer y vigilar las cuentas. Durante mi visita le ofrecí una oferta que rechazó y ahora tendrá que tomar unas decisiones impuestas", dijo Rajoy

Ssegundo, y en un plano más demagógico, el líder conservador censuró al presidente que haga recaer todo el peso del recorte en "los funcionarios, los pensionistas y las futuras madres".

"Sus errores y su incapacidad la vamos a pagar todos los españoles"

"Ha hecho un gran recorte de derechos sociales, contradiciendo todo lo que lleva diciendo a lo largo de los ultimos años. Sus errores y su incapacidad la vamos a pagar todos los españoles, pero especialmente los pensionistas, los funcionarios públicos y las futuras madres. Es su responsabilidad, su única y exclusiva responsabilidad", afirmó Rajoy.

Rajoy dedicó más tiempo a criticar al presidente y a reprocharle que no hiciera caso, que fuera la UE la que le dijera lo que tiene que hacer, pero no fue capaz de ofrecer sus propias propuetas, más allá de "suprimir la vicepresidencia tercera, el ministerio de Igualdad y de Vivienda" y de reorganizar la administración pública, sin concretar nada.