Miércoles, 12 de Mayo de 2010

Serenata de fado para el Papa en su primera noche en Portugal

EFE ·12/05/2010 - 02:55h

EFE - El Papa Benedicto XVI (i) saluda a algunos feligreses ayer, después una misa en la plaza del Comercio de Lisboa (Portugal).

Miles de jóvenes acudieron en Lisboa, a dar una serenata nocturna al Papa, que salió al balcón de su alojamiento para agradecer el gesto y pedir, con buen humor, que le dejaran dormir para estar descansado en su segunda jornada en Portugal.

El Pontífice saludó en portugués a los jóvenes que se agolpaban ante el balcón de la Nunciatura Apostólica y le dieron la última muestra de afecto de una jornada en la que decenas de miles de lisboetas salieron a las principlaes calles y plazas de la ciudad, para vitorearle.

El Obispo de Roma recorrió en "papamóvil" varios kilómetros para ir y volver de la multitudinaria misa que ofició en las orillas del Tajo hasta la sede de la Nunciatura, donde se hospeda en la primera noche de su viaje a Portugal antes de partir, mañana, al santuario de Fátima.

La serenata la convocó una agrupación de jóvenes católicos, que según sus portavoces reunió a varios miles de personas para desfilar con banderas e imágenes del Papa por la avenida de la Liberdade de Lisboa y sumarse a la ceremonia de la eucaristia.

Tras los cánticos, entre los que no faltó el fado, ante el balcón de su alojamiento, el Pontífice salió sonriente a saludarles, agradeció "de todo corazón" su gesto y su alegría y les dedicó un breve mensaje sobre la juventud y la fe cristiana.

Pero finalmente les pidió: "dejadme dormir o de otro modo la noche no será descansada para el día que nos espera mañana".

El Papa se despidió de los jóvenes recordando que en la segunda jornada de su estancia en Portugal visitará Fátima, el santuario que cada año atrae a cientos de miles de católicos, en especial durante las conmemoraciones de las apariciones de mayo de 1917 en Cova de Iría.