Miércoles, 12 de Mayo de 2010

Crece la tensión en Bangkok tras nuevo aviso del Gobierno a los camisas rojas

EFE ·12/05/2010 - 06:30h

EFE - La policía antidisturbios resguarda la sede de la Policía en Bangkok (Tailandia), antes del arribo del viceprimer ministro de Tailandia, Suthep Thaugsuban, para escuchar las acusaciones de las denuncias presentadas contra él por los camisas rojas, ayer en Bangkok

Varios miles de manifestantes del frente antigubernamental desafían hoy la nueva advertencia del Gobierno de Tailandia de recurrir al empleo de las fuerzas de seguridad para desalojarles de la zona central de Bangkok, que ocupan desde hace más de un mes.

La advertencia hecha anoche a los llamados "camisas rojas" por el primer ministro, Abhisit Vajjajiva, para que se dispersen hoy, miércoles, ha aumentado la tensión en la capital tailandesa.

En respuesta a esta nueva amenaza, los "camisas rojas" reforzaron la seguridad en las barricadas y empalizadas levantadas en el perímetro del área de tres kilómetros cuadrados que ocupan.

El frente antigubernamental se distanció ayer de pactar con el Gobierno el final de la protesta, pese a que éste cedió a la demanda de los manifestantes que exigieron la comparecencia del viceprimer ministro, Suthep Thaugsuban, ante la Policía para escuchar cargos.

Los "camisas rojas" consideran al viceprimer ministro el máximo responsable de los enfrentamientos librados en Bangkok el pasado 10 de abril entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes, y que causaron 25 muertos y cerca de 80 heridos.

El aumento de la tensión originada por el distanciamiento entre los "camisas rojas" y el Gobierno pone en riesgo la supervivencia del plan de reconciliación, propuesto por el primer ministro para resolver la profunda crisis política.

La "hoja de ruta" hacia la reconciliación, que en principio fue aceptada por el Frente Unido para la Democracia y la Dictadura, en el que militan los "camisas rojas", incluye la celebración de elecciones legislativas el próximo 14 de noviembre.

Desde que hace dos meses comenzaron las protestas, 29 personas han muerto y unas mil han resultado heridas en enfrentamientos entre manifestantes y efectivos de las fuerzas de seguridad, en la explosión de artefactos y en ataques.

La mayor parte de los "camisas rojas" provienen de las zonas rurales del norte y noroeste del país, las de mayor densidad demográfica y feudos de los testaferros del depuesto primer ministro y multimillonario Thaksin Shinawatra, quien en 2008 fue condenado a dos años de cárcel por un delito de corrupción.

Los manifestantes consideran que el Gobierno integrado por una coalición de seis partidos y encabezado por el demócrata que lidera Vejjajiva, y al que respalda la elite monárquica y el Ejército, es ilegítimo por haber llegado al poder mediante pactos parlamentarios en vez de las urnas.

La crisis política en Tailandia se remonta al golpe de Estado de 2006 de los militares contra Shinawatra, el magnate que gobernaba el país desde hacía algo más cinco años con el respaldo de una mayoría absoluta en el Parlamento, al que acudió en raras ocasiones.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad