Martes, 11 de Mayo de 2010

Garzón pide su traslado al tribunal de La Haya

Reuters ·11/05/2010 - 17:34h

El magistrado Baltasar Garzón, contra el que se siguen tres causas en el Tribunal Supremo por presunta prevaricación, ha solicitado su traslado a la Corte Penal Internacional de La Haya como asesor en el consejo de la Fiscalía, confirmó el martes una portavoz de la Audiencia Nacional.

Garzón ha pedido al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) el permiso para irse al tribunal, dependiente de la ONU, en comisión de servicios especiales por un periodo de siete meses.

"Esta mañana ha entrado la petición y mañana lo ve la comisión permanente del Consejo General del Poder Judicial", dijo una fuente del órgano de control de los jueces.

La petición del magistrado responde a una invitación del fiscal jefe Luis Moreno Ocampo, de la Corte Penal Internacional, creada en 2002 para juzgar los crímenes contra la humanidad, genocidios y crímenes de guerra.

Garzón trabajaría en La Haya en calidad de consultor externo de la Fiscalía para el desarrollo de nuevas técnicas de investigación, dijeron fuentes judiciales.

"Es una oferta muy bonita, aprovechar la experiencia de Garzón en investigar crímenes contra la humanidad, de terrorismo, crimen organizado", dijo la fiscal de la Audiencia Nacional María Dolores Delgado en declaraciones a la Cadena Ser.

A la pregunta de si Garzón volvería al tribunal español, desde donde alcanzó relevancia internacional por sus intentos de sentar en el banquillo al fallecido ex dictador chileno Augusto Pinochet, Delgado contestó: "No lo sé, es una decisión suya".

El magistrado tiene abiertas tres causas en el Supremo por presuntos delitos de prevaricación por investigar los crímenes del franquismo, por ordenar espiar las conversaciones entre los jefes de la trama de corrupción Gürtel y sus abogados, y por unos supuestos pagos que recibió del Santander durante un periodo docente en Nueva York.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica lamentó la decisión del magistrado en un comunicado remitido a los medios, en el que señalaba que Garzón podría haber optado por su marcha como solución al conflicto, convirtiéndose en "un refugiado político en La Haya".

"La amputación que se le puede hacer a la justicia española del único juez que ha tratado de investigar las terribles violaciones de derechos humanos cometidas por la dictadura franquista es de extrema gravedad como precedente para otros jueces que traten de investigar los crímenes del franquismo", afirmó en su nota.

Los procesos contra el juez en el Supremo han provocado protestas y manifestaciones en diversas ciudades españolas y han generado manifiestos en el extranjero de apoyo al popular juez español.

Miles de personas se manifestaron a finales de abril en varias ciudades españolas para protestar contra la impunidad de los crímenes cometidos durante la Guerra Civil y en defensa de Garzón, considerado por muchos adeptos un símbolo de la justicia universal.

Garzón podría ser apartado de la carrera judicial en España si es condenado por cualquiera de las tres causas abiertas en el Supremo.