Martes, 11 de Mayo de 2010

Aquino, cada vez más cerca de la presidencia filipina

Reuters ·11/05/2010 - 15:29h

Benigno "Noynoy" Aquino se encaminaba el martes a una victoria electoral en Filipinas después de que se demostrara que los temores a un fracaso electoral eran infundados, y la atención se volviera a si podrá cumplir con las reformas económicas prometidas.

particularmente después de un problema técnico la semana pasada - y el resultado claro y rápido permitió a los inversores dejar atrás los temores a una prolongada inestabilidad política.

El mercado de valores ganó un 3,85 por ciento y el peso subió más de un 1 por ciento, mientras que el fuerte liderazgo de Aquino se sumó al estímulo del paquete de rescate de la zona euro, que impulsó los mercados globales esta semana.

"Un sólido mandato traerá continuidad política, que es lo que la gente quiere ver. Lo último que quieren es una incertidumbre como la que hemos visto en Reino Unido", dijo Song Seng Wun, economista regional de CIMB Research en Singapur.

"Con suerte el apoyo popular se traducirá en confianza en la economía", agregó el experto.

Para mantener esa confianza, Aquino debe cumplir con las promesas de aplicar fuertes medidas contra la corrupción y controlar el profundo déficit presupuestario por medio de reducciones del gasto y un mayor ingreso procedente de los impuestos.

Aún quedan dudas sobre si el senador de 50 años podrá llevar a cabo reformas y controlar el déficit, que se espera que llegue a 300.000 millones de pesos (5.274 millones de euros) este año.

La popularidad de Aquino proviene principalmente del legado de sus padres más que de su propios logros, y su plataforma anticorrupción se beneficia de la buena voluntad generada por el nombre de la familia y su reputación de integridad.

Su padre, el ex líder de la oposición Benigno Aquino, fue asesinado en 1983 durante el Gobierno de Ferdinand Marcos, y su madre, la popular Corazón "Cory" Aquino, continuó su labor y llegó a la presidencia tras la revolución que sacó a Marcos del poder.

Su muerte en agosto pasado condujo a una campaña movida por la emoción para que su hijo, conocido popularmente como "Noynoy", se postulara para el cargo.

Aquino dijo que entre sus prioridades estará mejorar la eficacia de la recaudación de impuestos y reducir el gasto público innecesario.

Muchos analistas financieros creen que deberá imponer nuevos impuestos para evitar una crisis fiscal.

"Abordar el déficit sería la prioridad número uno para el próximo Gobierno", comentó Paul Joseph García, jefe de inversiones de ING Investment Management Philippines.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad