Lunes, 10 de Mayo de 2010

Merkel aplaza la rebaja fiscal al perder Renania

El ascenso de la líder socialdemócrata Kraft revitaliza el SPD

 

THILO SCHÄFER ·10/05/2010 - 22:50h

Schwarz / reuters - El líder del SPD, Sigmar Gabriel, espera para obsequiar con un ramo de flores a Hannelore Kraft.T.

Los efectos de la derrota del Gobierno conservador-liberal en Renania del Norte-Wesfalia para la política nacional tardaron menos de 24 horas en notarse. En su primera comparecencia sobre la debacle de su Unión Democristiana (CDU) en las regionales del domingo, la canciller Angela Merkel anunció ayer en Berlín que el Gobierno federal pospondrá la anunciada rebaja de impuestos durante al menos dos años.

En un tono contenido, la canciller reconoció que la CDU y sus socios liberales del FDP han sufrido "una derrota amarga" en el land más poblado del país. Los conservadores han perdido más de diez puntos desde su victoria hace cinco años en Renania. Aun así todavía pueden aspirar a gobernar en una gran coalición con el Partido Socialdemócrata (SPD) que se ha quedado a sólo 6.000 votos de la CDU. Ayer se produjeron tomas de contacto a varias bandas con los partidos menores, el FDP, los Verdes y La Izquierda, que entrará por primera vez en el Parlamento de Düsseldorf.

La canciller reconoce que la derrota en Renania ha sido "amarga"

Con el fin de la coalición entre CDU y FDP en Renania, el Gobierno federal, del mismo color político, ha perdido su mayoría en el Bundesrat, la Cámara Alta alemana, que debe dar su visto bueno a las leyes importantes. Por esta razón, Merkel se despidió ayer de la promesa de bajar los impuestos, ya que "ahora prima la consolidación presupuestaria".

El proyecto estrella

La reforma fiscal era el proyecto estrella de los liberales, que perdieron el domingo más de la mitad de los votos conseguidos en las federales de septiembre pasado en esta región. Tras la derrota en Düsseldorf, parecen estar dispuestos a cambiar de son. El líder liberal, el vicecanciller y ministro de Exteriores Guido Westerwelle, hablaba ayer con inusual entusiasmo de regular los fondos de alto riesgo, luchar contra la especulación y reformar los mercados.

El SPD y los Verdes podrían tentar a La Izquierda para el Gobierno renano

Westerwelle y Merkel admitieron que el derrumbe en Renania estuvo motivado en buena medida por el mal arranque de su coalición en el Gobierno federal del país. "El viento desde Berlín soplaba en contra para nuestros compañeros en Renania", dijo la canciller. Y Westerwelle concluyó que "hace falta más espíritu de equipo".

Para el SPD, el 34,5% obtenido por su candidata Hannelore Kraft es un enorme balón de oxígeno que frena su declive de los últimos años. Su presidente, Sigmar Gabriel, que tomó las riendas del partido tras el fin de la gran coalición con Merkel, espera que el éxito en Renania "dé un empujón a la renovación del partido".

En Düsseldorf no está claro quién formará Gobierno. Tanto Kraft como su rival, el primer ministro Jürgen Rüttgers, reclamaron ayer el derecho a gobernar. La triunfadora de los comicios por la que nadie daba un duro antes argumentaba que SPD y CDU tienen el mismo número de escaños (67). Rüttgers se aferra a la ventaja de 6.000 votos, en un land de 18 millones de habitantes.

Hay varias opciones. El SPD y su socio preferido, los Verdes, que obtuvieron su mejor resultado en Renania con el 12,1%, pueden tentar a La Izquierda. El 5,6% de sufragios que obtuvo esta formación se nutrió de los votos a la izquierda de los socialdemócratas. Tampoco se descarta que los rojiverdes puedan tentar a los liberales. La única opción para que la CDU siga gobernando es una gran coalición, aunque quizás sin Rüttgers. Según una encuesta de la televisión regional, el 55% prefiere a Kraft como mandatario, frente al 35% de Rüttgers.