Martes, 11 de Mayo de 2010

El ritmo de extinción de especies se multiplica por mil

La ONU alerta de que la pérdida de biodiversidad impactará en la economía

CONXA RODRÍGUEZ ·11/05/2010 - 08:20h

Flamencos en Las Tablas de Daimiel, un humedal amenazado.Guillermo Sanz

"Ya no se trata de salvar un bosque o un lago, sino de mantener los ecosistemas". Nick Nuttall, portavoz del Programa de Medio Ambiente de la ONU (UNEP), alertaba así del peligro en que se encuentra la biodiversidad del planeta en la presentación ayer del tercer informe de la ONU sobre la situación de la vida (animal y vegetal) en la Tierra.

Los científicos que han participado en la elaboración de este informe, algunos de los cuales también estaban presentes ayer en su presentación en el zoo de Londres, coincidieron en que los 192 gobiernos que forman esta convención deben incrementar sus planes para frenar la pérdida de vida y de recursos naturales, en un planeta habitado ahora por 6.000 millones de personas pero que, según sus cálculos, alcanzará los 9.000 millones en 2050.

Zonas húmedas en España

Nuttall aseguró ayer que la velocidad de pérdida de vida animal y vegetal en la Tierra, debido a la acción humana, "es mil veces mayor que el ritmo natural del propio sistema en el que las especies también se extinguen sin la intervención del hombre". De las 44.837 especies analizadas en 2009, 804 se han extinguido y un 38% están amenazadas de extinción. La presencia de vertebrados disminuyó en aproximadamente un tercio entre 1970 y 2006. Y también se han producido pérdidas en el hábitat. España, por ejemplo, ha perdido en las últimas décadas el 60% de sus zonas húmedas (lagos, ciénagas, ríos...).

Los científicos destacaron que los gobiernos no hacen lo suficiente para conseguir los objetivos marcados en la cumbre de Johannesburgo del año 2002, que pretendía detener la degradación del medio ambiente para 2010.

Las cinco principales causas de pérdida de vida en el planeta son los cambios en el hábitat, el exceso de explotación de recursos naturales, la contaminación, la interferencia de especies invasoras y el cambio climático. El informe lanza un aviso diciendo que las acciones que se tomen en las dos próximas décadas determinarán si las generaciones venideras habitarán un planeta en condiciones estables. La degradación ambiental tendrá también consecuencias en las economías de los países. "Si queremos seguir teniendo agua limpia o alimentos debemos contemplar ya a qué precio lo estamos obteniendo", dijo el portavoz del UNEP.