Lunes, 10 de Mayo de 2010

¿El jugo de naranja aporta tanta vitamina D como suplementos?

Reuters ·10/05/2010 - 18:28h

Por Lynne Peeples

Tomar un vaso de jugo de naranja no sólo facilitaría tragar la píldora de vitamina. Un nuevo estudio sugirió que las variedades fortificadas pueden elevar los niveles de la vitamina D en el organismo tanto como los suplementos.

Este hallazgo agregaría un recurso más a la muy corta lista de fuentes de vitamina D, que previene una gran cantidad de problemas, como el debilitamiento óseo, la diabetes y el cáncer.

"Muchas personas no beben leche", que está fortificada con vitamina D desde 1930, "pero sí toman jugo de naranja a la mañana", dijo a Reuters Health el autor del estudio, el doctor Michael Holick, de la Escuela de Medicina de la Boston University.

Agregar una vitamina a un alimento no garantiza su absorción corporal. De hecho, dado que la vitamina D se disuelve en grasa, pero no en agua, existe la idea de que sólo podrían usarse los alimentos grasos, como la leche.

Pero hace ya varios años, un estudio preliminar del mismo equipo sugirió que el jugo de naranja sería una vía efectiva de administrar la vitamina. Eso hizo que Minute Maid y Tropicana empezaran a agregarlo, junto con el calcio, a algunos de sus productos. (Una división de Coca-Cola, que es dueña de Minute Maid, financió el estudio de Holick).

Sin embargo, se mantuvo la duda de si el organismo podría aprovechar tanta vitamina D del jugo de naranja como de una vitamina. De modo que el equipo reunió a 100 adultos y los hizo beber un vaso de jugo de naranja cada mañana y tomar una cápsula cada noche durante 11 semanas.

Algunos de los jugos estaban fortificados con 1.000 unidades internacionales (UI) de vitamina D, otros contenían placebos sin vitaminas, pero con el mismo sabor y apariencia. Las cápsulas también contenían vitamina D o placebo. Al azar, los participantes tomaron una de cada una de esas opciones.

El 85 por ciento de los participantes comenzaron el estudio con niveles de vitamina D por debajo del mínimo recomendado, publicó American Journal of Clinical Nutrition.

A las 11 semanas, los niveles en el grupo tratado con vitamina D aumentaron significativamente. Y el incremento fue similar, sin importar si habían consumido la vitamina en forma de jugo o cápsula.

Los grupos tratados con placebo no registraron un aumento de los niveles de vitamina D.

"Ahora, los consumidores tienen una opción más para incluir vitamina D a su dieta", dijo a Reuters Health el doctorando Dennis Wagner, de la University of Toronto. Con su equipo acaba de sumar otro recurso a la lista: el queso.

Desafortunadamente, dijo, las normas oficiales permiten agregar sólo 100 UI de vitamina D a una porción de alimentos o bebidas.

Si bien esa cantidad podría aumentar cuando el Gobierno de Estados Unidos revise este año las guías alimentarias, a Holick le preocupa que aún no se puedan garantizar niveles saludables de vitamina D únicamente a través de la alimentación.

El especialista recomienda 2.000 UI por día para los adultos y 1.000 UI para los niños.

Las fuentes alimentarias naturales son poco frecuentes, principalmente los pescados grasos y los hongos, y Holick opinó que no sería realista esperar que todos empiecen a tomar suplementos.

Su solución es algo controvertida: exposiciones breves al sol sin protección, debido a que el sol es la principal fuente natural de vitamina D. Sin embargo, recomienda proteger siempre la cara.

"La Madre Naturaleza diseñó el sistema antes que todo lo demás para garantizar que recibiéramos suficiente vitamina D", dijo.

Y Wagner coincidió, al decir que los seres humanos podemos obtener una dosis saludable de vitamina D unos minutos antes de que la piel comience a ponerse roja y aumente el riesgo de cáncer de piel.

"De todos modos, confiar en la exposición a la luz solar como la fuente primaria de vitamina D no es demasiado práctico, en especial en las latitudes del norte y en invierno", agregó.

Aumentar la cantidad y la variedad de los alimentos fortificados con vitamina D elevará la disponibilidad de esa importante vitamina (...) y prevendrá las consecuencias nocivas para la salud asociadas con la deficiencia de vitamina D".

FUENTE: American Journal of Clinical Nutrition, 28 de abril del 2010.