Lunes, 10 de Mayo de 2010

ENFOQUE-Spas turísticos en Bulgaria empiezan a adquirir impulso

Reuters ·10/05/2010 - 12:13h

Por Irina Ivanova

La ciudad de Hisar cuenta con un formidable antecedente: cientos de cálculos renales, vesiculares y biliares que han sido expulsados luego de tratamientos con agua de los 22 manantiales minerales de la región de Bulgaria.

"Usamos el agua como medicina", dice el doctor Svetya Tuzharov del hospital de rehabilitación de la ciudad, donde en los últimos años han aparecido spas y hoteles con tratamientos de relajación y bienestar.

Hisar, fundada por los romanos y antes rodeada por altos muros para proteger los manantiales terapéuticos, se encuentra entre las decenas de centros turísticos del país de los Balcanes, que trata de revivir sus tradiciones en balneoterapia y atraer turistas adinerados.

De los centros turísticos de Albena y Pomorie del Mar Negro al este a Velingrad y Sandanski al sudoeste, nuevos hoteles lujosos se han forjado una reputación entre los búlgaros y extranjeros por la alta calidad de sus servicios.

El turismo, que representa aproximadamente el 8 por ciento del PIB, sigue siendo una de las pocas fuentes de ingresos extranjeros para las naciones más pobres de la Unión Europea, cuya economía se contrajo un 5 por ciento el año pasado y se espera que se estanque este año.

Los ingresos del turismo internacional, unos 2.600 millones de euros (3.460 millones de dólares), casi no se vieron afectados el año pasado.

Funcionarios registraron un incremento anual del 7,8 por ciento en las visitas a los centros de ski en los primeros dos meses del año. Las primeras reservas para la temporada de verano boreal estuvieron en aumento y se esperan más visitantes de Alemania, Rusia e Israel.

CLIMA SOLEADO, BUENOS PRECIOS

Antes de la caída del comunismo en 1989, la gente de Escandinavia, el ex bloque soviético y Oriente Medio eran huéspedes regulares en los spas de Bulgaria que se especializaban en el tratamiento de males que iban desde la gota hasta la esterilidad.

Pero en la última década, Bulgaria fue promocionada como un destino barato para las vacaciones de verano e invierno, dándole la espalda a sus variados recursos naturales.

De todos modos, las consecuencias negativas de la desenfrenada construcción en los populares centros de ski y del Mar Negro forzaron a la nación encontrar nuevos modos de atraer turistas, poniendo sus spas y patrimonio histórico en el centro de atención.

Los spas turísticos han atraído unos 5.400 millones de dólares en inversiones en los últimos cinco años, según datos de la Unión Búlgara de Balneología y Spas Turísticos. Compañías de Israel, Rusia, Kuwait, Qatar y Omán ya han invertido o mostrado interés.

Finns Hejari-Hashemi y Jukka Yrjola, quienes se hospedaron en un hotel cinco estrellas en Velingrad -una encantadora ciudad montañosa que cuenta con 80 manantiales minerales- dijeron sentirse particularmente atraídos por el clima cálido y los precios accesibles.

"Tenemos ambos la edad en la que disfrutamos de este tipo de servicios de spa. Esta es mi primera vez aquí pero seguro no será la última", dijo Hejari-Hashemi, de 54 años.

Dado que la población de adultos mayores de Europa está en aumento y hay disponibilidad de servicios de spa todo el año, funcionarios de Gobierno y de la industria esperan que el sector impulse a la industria del turismo hasta alcanzar un crecimiento anual del 10 por ciento.

"Lo que podemos ofrecer como ventajas competitivas es lo singular de las aguas minerales, las ubicaciones ecológicamente limpias, y el buen equilibrio precio-calidad. El potencial es enorme", dijo el viceministro de economía Ivo Marinov.

BUENA PUBLICIDAD Y VIAS

La industria ahora está siendo promocionada en ferias en Alemania, los Balcanes, Israel y Rusia.

Pero para atraer a los turistas que están en la República Checa y Hungría, los más grandes rivales de Bulgaria de Europa del este en materia de spas, el Gobierno debe comenzar a gastar más en marketing y a arreglar las agujereadas carreteras de la era soviética, los ferrocarriles y los autobuses.

Sigrun Lang, presidente de la Asociación Europea de Spas, dice que los ricos recursos naturales de Bulgaria, su extensa tradición en balneoterapia y los especialistas en el sector podrían no llegar a nada si el país no mejora su imagen.

"Es un país de muchas oportunidades. El márketing es lo más importante porque si nadie sabe que tienes grandes lugares, la gente no vendrá", dijo Lang a Reuters.

Los visitantes de Occidente quedan maravillados al descubrir que Bulgaria tiene 220 kilómetros de playas sobre el Mar Negro, y sus montañas cuentan con 130 cumbres de más de 2.000 metros, con excelentes lugares para esquiar, hacer trekking, además de más de 600 manantiales minerales.

Si se menciona Bulgaria en Occidente muchos la asociarán con la corrupción, pero pocos saben que es uno de los países más antiguos de Europa, repleto de tumbas tracias, tesoros dorados y valles de rosas.

El nuevo Gobierno de centro-derecha, electo en julio pasado, permanece ajeno y ha asignado sólo 2 millones de euros para publicidad turística este año. Esto se compara con los 12 millones de euros asignados por la endeudada Grecia, uno de los destinos más visitados del mundo.

SANUS PER AQUAM

La industria logró cambiar la percepción errónea de que los spas son sólo beneficiosos para los ancianos que se quejan de dolores en los huesos. Los búlgaros representan cerca de un 80 por ciento de los visitantes a los exclusivos hoteles.

Personas de entre 30 y 50 años que solían ir "a los baños" con sus abuelos o en viajes escolares ahora están regresando para sacar provecho de las propiedades curativas y ponerse en forma.

"Mis amigos me lo recomendaron. No veníamos aquí desde que éramos niños. Nos gusta, el paisaje es genial", dijo la dentista Ivanka Ivanova, de 33 años, hablando cerca de la piscina de su hotel en Velingrad.

La gran cantidad de turistas búlgaros parece algo paradójico para un país donde el salario mensual promedio es de unos 250 euros y la crisis económica está en su punto más alto.

Los gerentes de hoteles dicen que sus clientes son principalmente personas adineradas, cuyos números aumentaron a comienzos de esta década durante seis o siete años de acelerado crecimiento.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad