Lunes, 10 de Mayo de 2010

La Bolsa de Atenas y el mercado de deuda griego a escrutinio mundial

EFE ·10/05/2010 - 07:38h

EFE - La vicepresidenta segunda del Gobierno español y ministra española de Economía y Hacienda, Elena Salgado (d), habla con el ministro de Finanzas belga, Didier Reynders (i), y con el comisario de Asuntos Monetarios, el finlandés, Olli Rehn (c), ayer antes de la reunión extraordinaria de los ministros europeos de Economía y Finanzas en Bruselas, Bélgica.

El mercado bursátil y la deuda de Grecia serán seguidos muy de cerca por los inversores internacionales cuando abran los mercados hoy, después de aprobarse el paquete de rescate de 110.000 millones de euros de la zona euro y del FMI para evitar la bancarrota de este país.

Los mercados castigaron con dureza a Grecia la semana pasada, como lo demostró la deuda helena, cuyo diferencial sobrepasó el viernes los 900 puntos básicos frente al referente alemán, hasta más del 12 por ciento de rentabilidad, un nivel inasequible.

Los ministros de Finanzas de la zona euro deliberaban ayer en Bruselas, en una reunión de urgencia, la creación de un fondo de ayuda para otros miembros con dificultades de pagos ante el temor de un contagio de la crisis griega.

En Washington, el Consejo Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) se reunía también para dar su apoyo formal al plan de rescate de Grecia y autorizar a Atenas el primero de varios préstamos por un total de unos 30.000 millones de euros.

El viernes, los jefes de Estado y de Gobierno del Eurogrupo ya habían bendecido préstamos por 80.000 millones de euros al país y prevenir males mayores, al considerar que estaba en juego la propia existencia de la zona del euro por la crítica situación en Grecia.

El 19 de mayo vence el pago de 9.000 millones de euros, de los más de 270.000 millones que adeuda Grecia, una cantidad que sin ayuda internacional no puede pagar al no poder acudir a los mercados internacionales, como ya admitía el ministro griego de Finanzas, Yorgos Papaconstatinu.

La Bolsa de Atenas, que abre a las 10.30 horas locales (07.30 GMT), había recibido hasta ahora escasa atención de los operadores internacionales, pero esto parece haber cambiado con la volatilidad que ha vivido este parqué en las últimas sesiones.

El viernes cerró con un volumen de operaciones de sólo 171 millones de euros y en la semana pasada el índice general Athex perdió un 12,8 por ciento.

En el plano social, la semana pasada Atenas registró violentas protestas callejeras contra el plan de ahorro gubernamental de 30.000 millones de euros en tres años, que el miércoles, que causaron tres muertos, más de setenta heridos y cuantiosos daños materiales.

Ayer, el único acto público fue en la Plaza de Sintagama, en frente del Parlamento, donde hubo una sentada pacífica de varios cientos de personas que desplegaron pancartas con lemas en inglés como "Grecia desea una solución europea. ¿Dónde está Europa?.

La acción también tenía por objeto honrar la memoria de los tres empleados bancarios muertos por asfixia después de que manifestantes violentos lanzaron cócteles molotov a una filial del centro de la capital y se incendiara el edificio.

Por su parte, el primer ministro heleno, Yorgos Papandréu, ha convocado para hoy a los líderes de los partidos de la oposición con el objeto de buscar la cohesión de cara a las impopulares medidas de austeridad, aprobadas gracias a la mayoría parlamentaria de los socialistas del Pasok de 160 de los 300 escaños.

El Partido Comunista griego (KKE) y la Syriza (Coalición de la Izquierda y del Progreso), que juntos tienen 34 diputados, han rechazado, en principio, participar en el encuentro.

Para hoy y mañana está anunciada, además, una huelga de farmacias para protestar contra las medidas de ahorro del gobierno y los sindicatos mayoritarios no descartaban más actos públicos de rechazo a las reducciones salariales, al aumento de los impuestos y una mayor edad de jubilación.