Lunes, 10 de Mayo de 2010

Arranca la jornada electoral en Filipinas con la apertura de los colegios

EFE ·10/05/2010 - 01:39h

EFE - Votantes buscan su nombres en las listas electorales de un colegio electoral del municipio manileño de Tagui.

Los colegios electorales de Filipinas abrieron hoy sus puertas a los más de 50 millones de ciudadanos convocados para elegir al presidente para los próximos seis años y otros 18.000 cargos nacionales, provinciales y locales.

A las 07.00 hora local (00.00 GMT), los centros de votación inauguraron la jornada en medio de la incertidumbre por el funcionamiento de las máquinas de voto electrónico, que se emplearán por primera vez pese a los problemas técnicos detectados durante los ensayos realizados la semana pasada.

El senador benigno Aquino, hijo de la ex presidenta Cory Aquino y de Ninoy Aquino, líder opositor contra la dictadura de Ferdinand Marcos asesinado en 1983, es el favorito a la presidencia según las encuestas, que le otorgan el 42 por ciento de la intención de voto.

Le siguen el ex presidente depuesto en 2001 Joseph Estrada, con un 20 por ciento de los apoyos, y el senador Manny Villar, con un 19 por ciento, de acuerdo a los sondeos.

En medio de fuertes medidas de seguridad para evitar que los sicarios de los caciques locales intimiden a los electores, los colegios electorales permanecerán abiertos hasta las 18.00 hora local (11.00 GMT).

Como es habitual en Filipinas, la campaña ha estado teñida de violencia y un centenar de muertos directamente relacionados con los comicios, según datos policiales.

La Comisión Electoral espera dar a conocer los resultados de las elecciones a mediados de esta semana.

El Tribunal Supremo decidió el pasado viernes que los comicios sigan adelante con el sistema de recuento previsto pese a los defectos en las tarjetas de memoria de los aparatos, que la empresa proveedora asegura que han sido subsanados.

Varios candidatos, entre ellos Aquino, pidieron hacer un recuento manual simultáneo al automatizado, y un puñado de aspirantes liderados por el ex presidente Joseph Estrada exigieron incluso retrasar 15 días la llamada a las urnas.