Lunes, 10 de Mayo de 2010

El PP agita la bandera del contagio griego

La comparación es "irresponsable", rebate el PSOE. "Nadie se alegra de que las cosas vayan mal", replican los conservadores

MIGUEL ÁNGEL MARFULL ·10/05/2010 - 08:00h

EFE - Rajoy, con el hombre que hundió Grecia. El 13 de julio de 2009, Rajoy se entrevistó en Madrid con el entonces primer ministro griego, el conservador Kostas Karamanlis.

"Es la misma cantinela desde el principio de la legislatura. No han cambiado su estrategia de cuanto peor, mejor", describe la diputada Elena Valenciano, miembro de la ejecutiva socialista. "El discurso del PP va directamente dirigido a destruir la confianza en la economía española y se olvidan de que la economía somos todos", completa el portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso.

Igual que los tiburones acuden al reclamo de la sangre agitada, las mandíbulas de los especuladores se guían por el olor de la apariencia de inestabilidad. Grecia es su última víctima y también el último recurso en el discurso conservador. "España no es Grecia, pero Grecia está como está por políticas como las que Zapatero está llevando a cabo en España", azuzó Mariano Rajoy el martes en un acto público.

El PP se ha abonado en las últimas semanas a comparar España y Grecia

Ese mismo día se recordará como una de las jornadas más duras en la historia de la bolsa. Los tiburones de la especulación giraron su vista a España y el Ibex cayó un 5,41%.

¿Ayudaron las comparaciones del líder del PP a contener la hemorragia? El PSOE lamenta que Rajoy y su partido arrojen sal en la herida de la crisis a la espera de una rentabilidad no económica, como la que alimenta la voracidad de los mercados, sino electoral.

Paradójicamente, ese martes negro en el que se desplomó la bolsa era la víspera de la entrevista en la Moncloa entre José Luis Rodríguez Zapatero y Rajoy para trasladar a los mercados una señal de confianza que inmunizara a España. Si la cita pretendía aplacar la fogosidad verbal de los conservadores, no funcionó.

"Es falso; no hay similitud, sin peros ni matices", enfatiza Leire Pajín

El desahogo de Rajoy no es una excepción. Otros dirigentes del PP han izado la misma bandera que cuestiona la solvencia de la economía española enmascarada bajo la forma de una responsable advertencia. El discurso del PP ha hallado en la hecatombe helena una herramienta retórica que no abandona desde abril. La fórmula es muy reconocible: "España no es Grecia, pero"... De forma paralela, la economía ha respondido con gestos de zozobra, que son los que abonan el terreno a la especulación.

Cospedal pregunta el martes

Hoy mismo, María Dolores de Cospedal avisó durante una cata de vinos en La Torre de San Esteban (Toledo): "Nos puede pasar lo que les ha pasado a los griegos, nos puede pasar si no se toman las medidas necesarias". La secretaria general del PP cerrará el círculo el martes, cuando pregunte en el Senado al Gobierno "qué lecciones ha aprendido de la situación de Grecia".

"Destruyen la confianza" en España, denuncia José Antonio Alonso

La comparación "es de una irresponsabilidad y una gravedad extremas, porque es absolutamente falsa", ataja de raíz la secretaria de organización del PSOE, Leire Pajín. "No hay elementos de coincidencia ni de similitud entre ambas economías, como afirman con rotundidad instituciones financieras europeas e internacionales. Hay que decirlo alto y claro, sin peros, porque no hay matices que valgan", enfatiza la número tres socialista.

Su análisis, recabado por Público, como los de Valenciano y Alonso, sale al paso de una estrategia verbal del PP que indigna al PSOE. "Están jugando en esa cuerda floja que consiste en empeorar las cosas para hacer responsable al Gobierno de todos los males", coincide Valenciano.

Alonso no ahorra adjetivos para calificar la actitud del PP: "Insidiosa, cínica, antipatriótica"... "Van contra los intereses de su país, porque con datos objetivos, no desde una posición política, España no tiene nada que ver con Grecia".

"Falso y vergonzoso"

Comparar es remover la sangre de la incertidumbre en el océano de los especuladores. Y los tiburones acechan. El euro es su alimento. José Luis Ayllón, número dos del Grupo Popular en el Congreso, niega la mayor: "Estamos hartos de escuchar al PSOE dos cosas preocupantes desde un punto de vista político y personal: no hay un solo dirigente del PP, ni un militante, ni un solo votante que se alegre de que las cosas vayan mal en España, es falso. Y es vergonzoso que a quienes tienen que tomar medidas sólo se les ocurra decir eso", responde a Público.

"No han cambiado la actitud de cuanto peor, mejor", critica Elena Valenciano

"Grecia es el final de un camino. Un recorrido que empieza por negar la crisis y sigue por minimizar sus consecuencias; el tercer paso es no adoptar las medidas necesarias y el cuarto es Grecia. No creo que España sea Grecia, no quiero que lo sea, pero estamos en el tercer paso del camino", argumenta Ayllón.

¿España está pues "a un paso" de convertirse en Grecia? El número dos del PP en el Congreso y Álvaro Nadal, secretario de Economía del partido, lo niegan. "Lo que decimos es que, si no corregimos los problemas del sector público, por muchos esfuerzos que haga el privado, nos seguirán metiendo en ese saco". Grecia, precisamente, agoniza en el fondo de esa bolsa de lo indeseable.

"Cuando te meten en el mismo sitio que los demás, aunque estés mejor colocado y seas más fuerte, tienes un problema", insiste Nadal tras rechazar semejanzas entre ambas economías: "No quiero que proteste el embajador griego bromea, pero no hay color. La nuestra es más grande, diversificada, internacionalizada, tiene muchas más capacidades, tecnológicamente es más fuerte"...

¿Entonces? Siempre hay un pero. "Tenemos un sector privado más saneado, pero un problema muy serio con el público, porque no ha hecho el ajuste del sector privado, ahí está nuestra debilidad".

Noticias Relacionadas