Domingo, 9 de Mayo de 2010

Angela Merkel pierde las elecciones en el Estado que la aupó al poder

Con la derrota, los conservadores pierden el control del 'Bundesrat', donde se ratifican la mayoría de las leyes germanas

JESÚS MORENO ·09/05/2010 - 21:15h

EFE - La canciller alemana Angela Merkel ofrece unas palabras durante un acto de la Unión Cristianodemócrata en Bielefeld, (Alemania).

Hace cinco años, Angela Merkel comenzó a desbancar del poder de Alemania al socialista Gerhard Schröder gracias al simbólico triunfo de su partido, Unión Democrática Cristiana (CDU), en las elecciones del Estado de Renania del Norte- Westfalia, un feudo minero e industrial de 18 millones de habitantes que gobernaron los socialdemócratas 39 años. Hoy, las urnas renanas han realizado el camino inverso y la coalición con el Partido Liberal (FDP) de la canciller alemana ha perdido las elecciones, y con ellas el control de la Cámara Alta (el Bundesrat).

La diferencia entre CDU y el Partido Socialdemócrata (SPD) ha sido casi inexistente, apenas dos décimas por encima ha quedado la candidata socialista Hanneelore Kraft, que con un 34,7% de los votos convierte momentáneamente al PSD en la formación más votada de la región, según las proyecciones de la televisión pública ZDF una vez cerrados los colegios electorales. El descalabro de CDU respecto a los comicios de 2005 es importante. El actual primer ministro, Jürgen Rüttgers, pierde 10 puntos en las urnas, obteniendo el 34,4% de los votos. La fiesta tampoco es completa en el PSD, que también pierde peso electoral: dos puntos porcentuales.

Los Verdes, el partido que más crece

Sin embargo, a la izquierda de las cifras de los dos grandes partidos alemanes, aparecen los grandes triunfadores de la jornada: los posibles socios del SPD. Los Verdes han sido los que más han crecido, duplicando su presencia en el territorio y alcanzando el 12,3% de los votos. Pero no es la única formación que puede sentirse satisfecha: La Izquierda (Die Linke) de Oskar Lafontaine, obtuvo el 5,7% de los votos, y obtiene por primera vez representación en la Cámara legislativa renana, algo impensable en el territorio para un partido de ese perfil ideológico desde la caída del Muro de Berlín.

La Izquierda de Lafontaine obtiene representación en Renania por primera vez

El presidente del SPD, Sigmar Gabriel, ha comenzado a hilar el lazo de las coaliciones en sus primeras declaraciones tras la victoria. Radiante por el éxito, se ha felicitado por la victoria, que "supone un giro para el partido", dijo Gabriel, que no se olvidó de felicitar por sus resultados a sus "amigos verdes", informa EFE. No en vano, hace unos meses nadie apostaba un euro por su candidata.

¿Un punto de inflexión?

Pese a que los resultados no son oficiales todavía, la Unión Cristianodemócrata ya ha reconocido su derrota. El encargado de salir a la palestra ha sido su secretario general, Hermann Gröhe, quien ha achacado la derrota a "un montón de motivos".

Gröhe se ha referido a las "disputas" abiertas entre la coalición de UDC con los liberales, que ostentan la vicencancillería y la cartera de Exteriores en manos de Guido Westerwelle. Éste último, al que diversos analistas responsabilizan del fracaso de la coalición, se ha lamentado de no alcanzar sus metas electorales (FDP mantiene el 6,5% de los votos) y advierte de que el gobierno de derechas ha recibido "un disparo de advertencia".

"El Gobierno de Merkel se encuentra en caída libre", dice la oposición

Pero no sólo las desavenencias del matrimonio político han castigado a Merkel. Sus dudas a la hora de abordar las ayudas a Grecia le han pasado factura, según los observadores. Merkel pretendía dilatar la decisión de ayudar al país heleno hasta pasadas las elecciones. Su postura ha frenado el rescate dentro de la Unión Europea, pero el posible crack de Grecia, le hizo precipitar la decisión. Así, pasó de oponerse a ser el país que más dinero aporta, con 22.400 millones de euros.

La ciudadanía no ha entendido su postura a ojos de los partidos de la oposición. Así, una exultante presidenta de los Verdes, Claudia Roth, subrayó que los resultados de los comicios son "el principio del fin" para Merkel. CDU y FDP "se encuentran en caída libre", afirmó Roth, quien ya adelantó la posible coalición con los socialdemócratas en Düsseldorf.

Desde La Izquierda van más allá. Su secretario de organización, Dietmar Bartsch, considera que estos resultados ponen en duda la legitimidad del Gobierno de UDC y aboga por que se someta a una moción de confianza en el Bundestag. No ha dejado pasar tampoco la posibilidad de ofrecerse como socio de gobierno al PSD.