Domingo, 9 de Mayo de 2010

El Gobierno acelera el recorte de déficit con menos inversión

Este año se reducirá medio punto más de lo previsto y otro punto en 2011, con un ahorro total de 15.000 millones

DANIEL BASTEIRO ·09/05/2010 - 15:43h

Elena Salgado. REUTERS

El Gobierno anunció ayer un acelerón en el recorte del déficit público como respuesta a la creciente presión de los mercados sobre la economía española. La medida, avanzada por el presidente del Gobierno en la madrugada del sábado, llevará al Ejecutivo a reducir el déficit en 5.000 millones adicionales (un 0,5% del PIB) este año y en otros 10.000 millones el que viene (1%), respecto a las previsiones del Programa de Estabilidad. El año pasado el agujero de las cuentas públicas alcanzó el 11,4% del PIB.

Fuentes del Ejecutivo aseguraron que la rebaja se basará sobre todo en retrasar las inversiones que no sean imprescindibles para no dañar el crecimiento, positivo de nuevo en el primer trimestre (aunque en un exiguo 0,1%) tras casi dos años de recesión, gracias al plan de estímulo presupuestario. El pasado sábado, en una entrevista en Público, el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, advirtió de que serán necesarios "sacrificios importantes" para reducir el déficit.

España ya había prometido a la Comisión Europea una importante reducción del desfase de sus cuentas públicas hasta 2013, en el que volvería a cumplir con la línea roja comunitaria, fijada en el 3% por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Sin embargo, las sacudidas de los mercados han puesto a la zona del euro en guardia. La semana pasada, la Bolsa de Madrid sufrió, por culpa de un bulo extendido en los mercados sobre una supuesta ayuda multimillonaria del Fondo Monetario Internacional (FMI) para España, la segunda peor caída desde la quiebra del banco de inversión Lehman Brothers, en septiembre de 2008.

Por ello, la cumbre del Eurogrupo (formado por los líderes de los países adscritos al euro) del pasado viernes situó, como prioridad absoluta, "las medidas necesarias para cumplir los objetivos en materia fiscal en este año y los siguientes".

Llevar a cabo un mayor ajuste es un mensaje a los mercados 

En esa reunión, los países del euro se declararon "preparados para acelerar la consolidación". Tras ella, en su comparecencia ante los medios, Zapatero prometió ese nuevo esfuerzo, que explicará pasado mañana en su comparecencia en el Congreso de los Diputados.

Con los nuevos recortes, sumados a las previsiones de Bruselas sobre la economía española, el déficit en este año deberá reducirse hasta el 9,3% (en lugar del 9,8% previsto) y el que viene hasta el 6,5%, un punto por debajo de la previsión del programa de estabilidad remitida en su momento por el Gobierno a Bruselas.

Concreción

Las medidas, aún sin detallar, responderán así al llamamiento de Olli Rehn, el comisario comunitario de Economía, que reclama a España y a otros países más concreción sobre los recortes de gasto que tienen previstos para el año que viene. Otros Gobiernos europeos podrían anunciar en paralelo nuevas medidas para avanzar en la consolidación fiscal, exigencia clave tras casi dos años de inversión pública masiva para reactivar el crecimiento tras la crisis financiera.

En febrero pasado, el Ejecutivo español ya aprobó un recorte de 5.000 millones para este año, dentro de su Plan de Austeridad para ahorrar 50.000 millones hasta 2013. Entonces, el mayor recorte (1.759 millones) correspondió al Ministerio de Fomento, que recurrió a la colaboración con el sector privado para financiar su plan de obras públicas.

En febrero ya se recortó el gasto de Fomento y del fondo de contingencia 

Además, buena parte del ahorro prometido en febrero (1.500 millones) correspondía al fondo de contingencia, una partida que los Presupuestos del Estado reservan para gastos imprevistos (si no se gasta, se recupera a final de año), lo que dejó esa hucha muy mermada. Los otros 5.000 millones extra que el Gobierno quiere ahorrar este año deberán proceder, por tanto, de recortes de gastos e inversiones.

El elevado déficit público de España (el cuarto mayor de la UE, sólo superado por los de Irlanda, Grecia y Reino Unido), unido a la elevada tasa de paro y a las débiles perspectivas de crecimiento, figura entre las razones que adujo el mes pasado la agencia de calificación de riesgos Standard and Poor's para rebajar la nota de la deuda soberana española.

Esa decisión, unida a la incertidumbre sobre la crisis griega y a los ataques especulativos en los mercados, propició que el pasado viernes el coste de financiación del Tesoro Público repuntara hasta el nivel más alto en 14 años.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad