Domingo, 9 de Mayo de 2010

"Lo que queremos es volver a casa"

El volcán Eyjafjalla ha amargado el día a miles de pasajeros

I. BLANCO / D. GUERRERO ·09/05/2010 - 08:00h

MARÍA ÁNGELES TORRES - Pasajeros afectados ayer en El Prat.

El volcán Eyjafjalla ha amargado el día a miles de pasajeros. A pesar de estar a casi 3.000 kilómetros de España, sus cenizas frustraron los viajes de personas como Jorge García, que quedó atrapado en Bilbao de camino hacia Londres. Jorge, de 29 años, tiene exámenes y estaba preocupado. "La universidad no espera", se lamentaba mientras intentaba por todos los medios "conseguir un vuelo cuanto antes", porque no tenía "ni tiempo ni dinero" para permanecer en Bilbao.

"Hemos consultado las conexiones de transporte público entre Bilbao y Valencia y son muy malas, así que vamos a alquilar dos coches", contaba no muy lejos de él Laura. Esta valenciana debía regresar a su ciudad después de un viaje de trabajo, pero cambió de planes y optó por la carretera. "Lo único que queremos es volver a casa", admitía.

Mientras, Yolanda Merino y Yolanda Abad se quedaron sin vacaciones. Su plan era salir de Bilbao para pasar cinco días en Londres. "Antes de llegar, ya hemos escuchado por televisión que había varios aeropuertos del norte cerrados", aseguraban estas dos bilbaínas de 38 años. Llamaron por teléfono a AENA. "Pero no nos aclararon nada", lamentaron. Al entrar en el aeropuerto, se cumplieron sus temores: su vuelo no iba salir y para hoy no quedaba ningún hueco libre. "Lo único que nos interesa es que nos devuelvan el dinero", decían resignadas mientras rellenaban una hoja de reclamación.

Aviso sin antelación

"Habría sido mucho peor en viernes o domingo", decían unos trabajadores

En cambio, a Héctor Montaño su compañía aérea sí le advirtió de la situación, sólo que lo hizo tarde. "Me han avisado, pero sin antelación", lamentaba este soldador de 43 años que quería viajar a Londres para visitar a unos amigos. "Venía en autobús desde San Sebastián y me llegó un mensaje al móvil de Easyjet diciendo que mi vuelo había sido cancelado", relataba. No obstante, se mostró confiado en recuperar el dinero del vuelo y del autobús, y poder realizar el viaje el próximo fin de semana. El siguiente paso pasa por enfrentarse a las reclamaciones a través de Internet.

Una situación casi calcada se vivía en el aeropuerto de El Prat, en Barcelona, donde a partir de las 15.30 horas, aviones cargados de pasajeros tuvieron que ser desembarcados. "Si tienen un sitio donde dormir en Barcelona, no se queden esperando porque su avión no va a salir", adelantaba un trabajador de Vueling a un grupo de afectados.

Ante la cancelación, algunos se buscaban las soluciones por su cuenta. Como Juan y su mujer, que habían llegado por la mañana al puerto de Barcelona en crucero y pretendían volver a Málaga. "Hemos facturado pero después de pasar los controles de seguridad nos han dicho que el vuelo no saldría", explicaba Juan, ya de camino a la estación de Sants para coger un tren-hotel que les llevara a su casa.

Sin ver el Barça

Otros que se quedaron en tierra fueron unos seguidores del Barça que pretendían viajar a Sevilla para ver a su equipo. "Lo veremos por la tele, qué remedio", se consolaban mientras guardaban las bufandas y volvían a sus hogares. Lo mismo ocurrió a otro grupo de aficionados que pretendía ir a París a ver la Final Four de baloncesto.

"Igual que ha llegado la nube se puede ir", hablaban dos viajeras

Vueling y Spanair fueron las compañías más afectadas. Aun así, los trabajadores respiraban aliviados porque el problema era evidente, "pero habría sido mucho peor en viernes o domingo".

Las largas colas que se produjeron a lo largo de la tarde fueron disminuyendo a medida que pasaban las horas. Pese a ello, hasta el último momento hubo quien mantenía la esperanza. Una madre y una hija llegadas desde Girona, y que esperaban viajar a Tailandia, se preguntaban entre ellas: "Igual que ha llegado la nube se puede ir, ¿no?". Su solución: pasar la noche en el aeropuerto a la espera de nuevas noticias. Hoy podrán volar.

Noticias Relacionadas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad