Domingo, 9 de Mayo de 2010

Los riesgos para el Estado autonómico

Excepto PP y PSOE, todos los partidos creen que el Tribunal Constitucional amenaza la descentralización de España

CAROLINA MARTÍN ·09/05/2010 - 08:00h

Marta Jara - Conferencia de presidentes autonómicos en el Senado.

Aún no hay sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatut, pero la mayoría de las formaciones ya han analizado los posibles escenarios que se pueden presentar. Si fuera restrictiva, "podría suponer la ruptura del pacto constitucional", afirma el portavoz de Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), Joan Herrera. En algunos temas, como la política lingüística o los símbolos nacionales, cree que incluso se podría aprobar un fallo que supusiera un retroceso respecto a la legislación vigente.

El problema de fondo, explica Herrera, es que "el Estatut cambia el Estado autonómico avanzando hacia un modelo federalizante y el Constitucional pretende parar eso e iniciar, quizá, un proceso de recentralización". A la hora de buscar responsables, mira hacia el PP, "que ha dejado que esto pase"; al Gobierno, "por una responsabilidad pasiva", y a los "mismos miembros del Constitucional".

Llamazares cree que la sentencia podría ser una LOAPA por vía judicial

Regresión autonómica

Según el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Ridao, "en España han resurgido con fuerza las tendencias centrípetas" y, 30 años después, estas "se han quitado el velo y abogan abiertamente por una involución".

Más lejos llega el diputado de CiU en el Parlament Francesc Homs, que considera que "la regresión en el Estado de las autonomías se está produciendo ya con la aprobación de algunas leyes en las Cortes". Entre ellas, la Ley de Dependencia o la Ley de Horarios Comerciales. En su opinión, "la sentencia del TC puede ser el corolario a un proceso de regresión que se empezó a denunciar con José María Aznar en los años noventa y que ha comprado el PSOE actual". Según el portavoz de IU en el Congreso, Gaspar Llamazares, "cuestionaría una de las mayores virtudes del modelo autonómico, que es su carácter abierto".

El PP afirma que si el Estatut se aprueba tal cual supondría el colapso del Estado

En los partidos mayoritarios, la percepción es muy diferente. El diputado del PSOE Jesús Quijano quita hierro al asunto y destaca lo asentado que está el modelo autonómico: "No hay que dar a esta sentencia el valor de revisión general, sino de ajuste de un Estatuto a la Constitución". No ve riesgo de ruptura del pacto constitucional porque "el encaje de Catalunya en España no es cuestionado", aunque admite que hay cosas discutibles, como si se llega más lejos o no en el autogobierno.

El PP cree que cualquier resolución, por restrictiva que sea, supondrá más autogobierno en Catalunya. De hecho, pone la atención en los efectos del escenario contrario: "Si el Estatut se aprueba en los términos en los que está, supondrá un colapso y la inviabilidad del modelo de Estado", afirma el diputado Juan Manuel Moreno.

Muy críticos se muestran en UPyD con el desarrollo del Estado autonómico. Aunque Carlos Martínez, miembro de su dirección, espera que de la "crisis política pueda salir una reforma de la Constitución que deje claro cuáles son las competencias del Estado y las de las autonomías".

UPyD aboga por una reforma constitucional de las competencias

Segunda LOAPA

El diputado del BNG Francisco Jorquera se mueve entre dos escenarios, "lo malo y lo peor". Parece, afirma, que el tribunal "tiene la tentación de forzar una interpretación restrictiva de la Constitución, particularmente del Título VIII [el que trata de la organización territorial], que tendría enormes consecuencias para el desarrollo del Estado autonómico". Por eso, Jorquera considera afortunada la denominación de "segunda LOAPA" (Ley Orgánica de Armonización del Proceso Autonómico) para referirse a la puerta que puede abrir el TC si interpreta restrictivamente la Constitución. En este sentido, Homs recuerda que la LOAPA de 1982 "fue un intento de armonización a las bravas y el propio tribunal dijo no". Subraya además que no se puede armonizar todo. En su opinión se ha hecho un mal uso y se ha abusado del principio de igualdad, que está impidiendo desarrollar el Estado de las autonomías.

Para Llamazares, la resolución del tribunal podría ser una LOAPA no por la vía política, sino por la judicial: "Es un puñetazo en la mesa", asegura. Jorquera defiende el Estatut porque establece el techo competencial de todas las autonomías en esta etapa.

Homs (CiU): "La regresión se está produciendo ya con algunas leyes"

Después de la sentencia

Los efectos de la sentencia del Estatut son imprevisibles, pero Ridao tiene claro que el independentismo está creciendo. "Cada día hay más catalanes que se sienten incómodos en España porque se niega su carácter plural". A su juicio, lo que está haciendo el TC es "cerrar las vías" para desarrollar el autogobierno, como el autonomismo y el federalismo.

El diputado del BNG entiende que, "si la voluntad de un pueblo de afirmar su identidad se ve constreñida por hacer de la Constitución un corsé, habrá muchos que consideren que hay que superarlo". Otras formaciones como UPyD creen que el independentismo ha tocado techo. En este tema, Quijano es contundente: "La sentencia tiene que ser acatada y no sacar otras consecuencias políticas".