Domingo, 9 de Mayo de 2010

Llévate el Mundial con tu selección

A un mes de la gran fiesta del fútbol, EA Sports saca nuevo juego

ÓSCAR ABOU-KASSEM ·09/05/2010 - 08:00h

Puyol, de la selección española, recreado por el videojuego de EA Sports

¿Qué hacer cuando ya lo has ganado todo con tu club? Llevarte el Mundial con tu selección. Queda un mes para empezar el Mundial de fútbol en Suráfrica y EA Sports ya ha lanzado su versión adaptada y mejorada de su triunfal FIFA 10.

Un videojuego de fútbol dedicado exclusivamente a selecciones nacionales puede espantar un poco a los usuarios de este tipo de juegos, a los que normalmente les gusta jugar más con su club favorito, pero en el caso del Copa Mundial de la FIFA Suráfrica 2010 se han buscado los suficientes alicientes para olvidar las ligas nacionales y las competiciones europeas. Y más teniendo en cuenta que FIFA 10 ya permitía jugar con selecciones.

El punto fuerte es la competición on-line que se desarrolla sin descanso en todo el mundo. Nada más arrancar el juego el usuario tendrá que tomar una decisión sin marcha atrás y elegir un país. A partir de ahí, todos los puntos que obtenga jugando contra otros usuarios irán destinados a la bandera que haya elegido en una clasificación virtual entre todos los países.

El punto fuerte es la competición on-line, que se desarrolla sin descanso en todo el mundo

Pero el juego es flexible. Si un usuario decide representar en esta batalla de países a España, podrá jugar con la selección que quiera, eso sí, los puntos siempre irán para el total de los jugadores españoles. El juego premia la habilidad. Se obtiene mucha mejor puntuación ganando con un equipo débil que con Brasil o España.

Resulta excelente el funcionamiento del servidor, basta con tener una conexión a Internet decente. Cada usuario puede ejercer de seleccionador y escoger a los 23 futbolistas con los que quiere ir a Suráfrica. Después el sistema de juego hace el resto y casi todo con mucho sentido al preparar situaciones y enfrentamientos en cada fase.

Calidad gráfica

La primera sensación, además de los cómodos menús con estética africana, es que la calidad gráfica del juego no se ha mejorado sustancialmente. Sigue siendo correcta en general y cuidada en detalles faciales de algunos jugadores o en los estadios, los mismos en los que se celebrará el Mundial. Las animaciones desde la grada sobran y son muy repetitivas.

En su afán por hacer la ambientación lo más fiel posible a lo que pasará este verano, el juego provoca algunas situaciones algo molestas de falta o exceso de luz solar según sean las sombras en el campo.

Cada usuario es seleccionador y puede elegir a sus 23 jugadores

En cuanto a la jugabilidad hay que decir que en EA Sports siguen puliendo una piedra que tenían ya perfeccionada. Han vuelto a mejorar el realismo del juego. Los pases y los rebotes tienen un comportamiento cada vez más natural. Los porteros se comportan como lo que son, los mejores del mundo, y hacen intervenciones espectaculares dignas de ser vistas en las repeticiones. Los regates siguen necesitando de una cierta calidad por parte del usuario, sobre todo en elegir el momento justo para realizarlo.

Una de las principales novedades es la de los penaltis, algo que resulta siempre decisivo en algún momento de un Mundial. En FIFA 10 era sencillo completar la pena máxima. Ahora no. Hay que entrenar y mantener el pulso firme en los momentos de máxima tensión. Para ello se ha desarrollado un sistema similar a un lanzamiento de golf en el que influirá la calidad del jugador, el momento del campeonato y la precisión relojera del usuario. Conviene entrenar unas cuantas tandas antes de lanzarse al modo online donde nadie perdona el más mínimo fallo.

La banda sonora del juego, compuesta por 28 temas, acompaña mucho al ambiente que se desarrollará en Suráfrica. Algo peor es el apartado de los comentaristas. Las voces de Javier Lalaguna y Pepe Domingo Castaño acaban siendo repetitivas y no siempre fieles a lo que sucede en el campo. Friki-consejo: ir probando en el menú de audio los comentaristas de otros países para no caer en la monotonía.