Sábado, 8 de Mayo de 2010

Alguersuari, pinchadiscos a tiempo parcial, en sintonía con F-1

Reuters ·08/05/2010 - 14:27h

Por Alan Baldwin

Cuando Jaime Alguersuari dice que está en sintonía con la Fórmula Uno, el piloto español y pinchadiscos a tiempo parcial quiere decir mucho más que el hecho de disfrutar del dulce sonido de un motor V8 a toda potencia.

Para el joven de 20 años, lo más parecido a un espíritu adolescente que tiene el glamuroso deporte, la música es una pasión intensa que le provoca la misma emoción que experimenta cuando está en la clasificación con su monoplaza Toro Rosso.

"Estoy loco por la música. No podría vivir sin ella", declaró el joven, que habla muy rápido, en una entrevista con Reuters esta semana en el paddock del Gran Premio de España desarrollada en un inglés fluido.

"Me encantan los sonidos y adoro la música electrónica, es una de mis mayores pasiones en la vida".

Alguersuari tiene su propio estudio en Barcelona, donde mezcla y produce las pistas que usa en su otra vida como habilidoso DJ. Actuar ante una multitud de 10.000 personas en Ibiza o Barcelona, es mucho más que un simple hobby.

"Puede ser una idea mezclar el sonido del motor con algo electrónico", declaró. "Son dos cosas que van por el mismo camino, diría yo".

"En Fórmula Uno tienes que presionar y ser agresivo. Si no eres enérgico no estás hecho para la Fórmula Uno, y en la música, es un poco lo mismo".

"Quiero poner toda mi potencia, la mejor actuación que pueda, también en la música. Al tocar, en efectos, en eco, en retraso, 'looping', tantas cosas", dijo entusiasmado.

"Puedes poner un 'a-cappella' con diferentes sonidos, puedes hacer tantas cosas con la música, es tan emocionante. Es como una vuelta de calificación en Fórmula Uno".

"Cuando tocas en un gran festival, con 7.000 ó 9.000 personas y están bailando lo que tú pinchas, es alucinante".

LOCO DE TWITTER

Alguersuari sería el primero en admitir que se porta como un adolescente y no tiene prisa por madurar. Está enganchado a Facebook y Twitter, manda una gran cantidad de mensajes en mayúsculas, y también es una especie de adicto al póker online.

"A veces no me doy cuenta de que tengo puestos los tapones pero a veces es porque me gusta gritar. Me gusta ser efusivo, hacer que la gente comprenda lo que hago (...) A veces me vuelvo loco".

"En algún momento creceré y espero ser campeón mundial", dijo alegremente. "Pero tengo 20 años y adoro mi otra vida (...) Me gusta hacer esas cosas porque aún soy joven".

"Estoy en la Fórmula Uno porque lo disfruto y me divierte. Eso es todo".

Pese a ser el piloto más joven de la categoría, el español ha mostrado una madurez creciente en el circuito esta temporada tras el período de aprendizaje del pasado año. Ha mantenido detrás de él al heptacampeón del mundo Michael Schumacher, vuelta tras vuelta y puntuó por primera vez, en Malasia el mes pasado.

un periódico británico incluso dijo que podía ser el piloto más peligroso de la Fórmula Uno - al no haber conducido nunca un monoplaza de la F-1 excepto en unas pruebas en línea recta.

Sentado en el box de su equipo, con incontables bebidas energéticas a mano, el joven rió recordando el momento.

"Esperemos que durante muchos años esto sea algo de lo que nos riamos, como hacemos ahora", declaró. "Pero puedo decir que en aquel momento no era tan divertido".

"No diría que era el hombre más peligroso pero claro que la situación era peligrosa (...) era un poco arriesgado".

"Pero el equipo me ayudó mucho. Todo el mundo fue fantástico conmigo, nunca me presionaron. Me dijeron: 'Tómatelo con calma, si no puedes hacer algo, si no puedes lograr algo es porque eres un niño en esto, no tienes idea'".

Este fin de semana será uno de los tres pilotos españoles en la parrilla de salida, junto a Pedro Martínez de la Rosa y Fernando Alonso. El asturiano acaparará la mayor atención en su primera carrera en casa desde que fichó por Ferrari.