Domingo, 30 de Septiembre de 2007

Los padres de Madeleine pasan a la ofensiva

Tras pasar varias semanas defendiendo su inocencia, Gerry y Kate lanza una nueva campaña para buscar a su hija de cuatro años desaparecida el 3 de mayo en el sur de Portugal

PÚBLICO ·30/09/2007 - 13:21h

Kate McCann, fotografiado en su coche en su residencia de Rothley, Leicestershire. EFE

Los McCann han retomado la iniciativa. Tras pasar varias semanas defendiendo su inocencia, Gerry y Kate, los padres de Madeleine, han pasado a la ofensiva. Para ello han lanzado una nueva campaña para buscar a su hija de cuatro años desaparecida el 3 de mayo en el sur de Portugal.

Los McCann siguen pensando que su hija está en el norte de África. Para ello han preparado una serie de anuncios en árabe que serán emitidos en los canales de televisión de Marruecos. Y eso pese a que la semana pasada ya se desmintió que la fotografía en la que se veía a una niña rubia en la ciudad marroquí de Zaio se tratara de Madeleine. También tienen previsto distribuir carteles con la foto de su hija en localidades de España y Portugal.

Uso de los medios

Los McCann decidieron desde el primer momento utilizar a los medios de comunicación para la búsqueda de su hija. Parte de la atención generada por los padres de Madeleine se ha vuelto contra ellos. Han sufrido varios intentos de chantaje, además de tener que confirmar la información aportada por las personas, muchas de ellas turistas, que dicen haber visto a la niña en Marruecos, Malta, Bélgica o en la localidad murciana de Cartagena.

Durante septiembre los McCann pasaron de víctimas a sospechosos. La Policía portuguesa no encontró ninguna prueba determinante sobre Gerry o Kate, por lo que ambos pudieron regresar al Reino Unido. Ahora es su portavoz el que lee los comunicados. Sus servicios los financia Brian Kennedy, uno de los millonarios que ha decidido apoyar al matrimonio.

Pero el principal valedor de los McCann es Richard Branson, el millonario fundador de Virgin. Branson ha criticado la investigación policial y a los medios de comunicación portugueses. También ha costeado la defensa jurídica de los padres de Madeleine con el pago de 100.000 libras, unos 143.000 euros.