Sábado, 8 de Mayo de 2010

Los liberales estudian un pacto con los conservadores británicos

Reuters ·08/05/2010 - 10:24h

El líder de los liberales demócratas de Reino Unido, Nick Clegg, buscará el sábado el respaldo de los altos cargos de su partido para negociar un posible acuerdo con los conservadores tras las elecciones del jueves, en las que ningún partido obtuvo mayoría absoluta.

Los conservadores ganaron la mayoría de los escaños, pero necesitarán el apoyo de partidos más pequeños para formar un gobierno estable que pueda lidiar con el déficit presupuestario récord de Reino Unido.

El acuerdo con los liberales demócratas les daría eso y a este partido le permitiría tener un papel en el gobierno por primera vez desde hace décadas.

Clegg debe superar el escepticismo de una importante cantidad de liberales demócratas, quienes temen que el tercer partido del Reino Unido se vea obligado a sacrificar muchas de sus preciadas políticas en un acuerdo.

Pero los mercados financieros, ya sacudidos por la crisis de la deuda en Grecia, quieren que el nuevo gobierno se forme pronto para que pueda comenzar a reducir el déficit con rapidez y determinación.

La libra esterlina, los bonos del Tesoro británico y la bolsa cayeron el viernes cuando quedó claro que los conservadores no tendrían la mayoría en el Parlamento, a pesar de haber vencido convincentemente al Partido Laborista en el poder.

El líder conservador, David Cameron, apeló el viernes a los liberales demócratas de centroizquierda, diciendo que estudiaría algún tipo de acuerdo formal con ellos.

Esto podría suponer una coalición, algo poco habitual en Reino Unido, pero es más probable que implique un acuerdo con el cual los liberales demócratas respaldarían un gobierno de minoría de los conservadores, aplicando un programa legislativo negociado a cambio de concesiones.

Altos cargos de ambos partidos se reunieron el viernes por la noche y se espera que sigan haciéndolo en los próximos días.

El mayor obstáculo es acordar el ritmo en que se reducirá el déficit presupuestario. Los conservadores han prometido comenzar a reducirlo inmediatamente, pero los liberales demócratas advirtieron que esto podría dañar la recuperación del país de una profunda recesión.

Una reforma electoral, la inmigración, el papel de Reino Unido en la Unión Europea y la defensa también serían obstáculos notables. Los liberales demócratas han presionado durante mucho tiempo para conseguir un cambio en el sistema electoral británico por uno de representación proporcional.

Clegg debe persuadir a los parlamentarios liberales demócratas de que vale la pena realizar concesiones, aún cuando muchos son escépticos.

"Nunca consideraré votar por los liberales demócratas nuevamente si el resultado de esta elección es un pacto entre conservadores y liberales demócratas", dijo un simpatizante en la web Liberal Democratic Voice.

Si las negociaciones entre ambos fracasan, sería posible un acuerdo entre liberales demócratas y laboristas, pero es improbable porque no suman suficientes escaños como para conseguir la mayoría en la Cámara de los Comunes. Por tanto, tendrían que sumarse otras formaciones, como los grupos nacionalistas galés Plaid Cymru o el Partido Nacionalista Escocés.

El primer ministro y líder laborista Gordon Brown ha dicho que los conservadores y los liberales demócratas tienen derecho a intentar formar gobierno primero, aún cuando la Constitución otorga la prioridad al primer ministro en ejercicio.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad