Sábado, 8 de Mayo de 2010

El Supremo rechaza la recusación de Varela

El juez Martínez Arrieta dice que el instructor «reforzó» las garantías procesales de Baltasar Garzón pidiendo a Falange y Manos Limpias que subsanaran los defectos de sus escritos

PEDRO ÁGUEDA ·08/05/2010 - 08:00h

DANI POZO - El juez Garzón, en la presentación de un libro sobre los derechos de los indígenas.

El Tribunal Supremo rechazó ayer la recusación que la defensa de Baltasar Garzón había presentado contra el magistrado Luciano Varela, instructor de la causa por prevaricación que se sigue contra el juez de la Audiencia Nacional por abrir la primera causa penal contra los crímenes del franquismo. En nombre del Supremo, el magistrado Andrés Martínez Arrieta defiende que Varela sólo buscó "reforzar" las garantías procesales de Garzón al pedir a la formación ultraderechista Falange y al pseudosindicato de la misma ideología Manos Limpias que subsanaran los defectos que contenían sus escritos de acusación.

Martínez Arrieta, magistrado instructor de la causa de recusación, no ha admitido a trámite el recurso de Garzón, por lo que la Sala de lo Penal no ha tenido siquiera que pronunciarse. La única oportunidad que tiene ahora Garzón para evitar el juicio oral es que el Supremo admita la nulidad de las actuaciones, vía que explora también la defensa del magistrado en el proceso que se sigue contra él en el alto tribunal.

Cita doctrina del Constitucional para rechazar la recusación

La inadmisión a trámite de la recusación de Varela era de prever después de que la fiscalía informara en contra, al considerar el recurso de la defensa de Garzón "absolutamente inviable por carecer de fundamentación y justificación alguna". De hecho, el juez Martínez Arrieta recupera en su auto la expresión utilizada por la fiscalía. Por contra, el ministerio público admitía que la vulneración del derecho a un proceso con todas las garantías, alegado por Garzón, "puede hacerse valer asimismo por el cauce de la nulidad de actuaciones".

Varela, "sin cobertura legal"

La defensa de Baltasar Garzón alegaba que el juez Varela actuó "sin cobertura legal" al adoptar un auto y una providencia en la que instaba a las acusaciones a subsanar los errores de sus escritos, concediendo un plazo para su realización. "Está interviniendo en el contenido material de los escritos de acusación, lo cual quiebra las normas esenciales del procedimiento", alegaba el letrado de Garzón.

Garzón sólo evitará el juicio si la Sala admite la nulidad de las actuaciones

El juez instructor de la recusación considera, por contra, que la petición de subsanación realizada por Varela es "procedente". Justifica su decisión en el artículo 781.1 de la ley procesal, según la cual debe haber "correspondencia" entre la determinación de los hechos punibles que realiza el juez instructor, en este caso Varela, y los escritos de calificación de las acusaciones. El magistrado Martínez Arrieta se apoya también en un auto de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo de 1997 y en la doctrina del Constitucional, cuando remarcan que "es preciso el examen de los términos de la acusación, pues no caben acusaciones vagas, imprecisas, etc, que hagan que el acusado no sepa sobre qué se le acusa". "Esa subsanación, y por lo tanto la concesión de un plazo, es una consecuencia de una interpretación constitucional del proceso penal", concluye. El auto de Martínez Arrieta devuelve a Luciano Varela a la causa, después de haber estado apartado de ella durante 48 horas, lo que ha tardado el instructor de la recusación en inadmitirla.

Decisiones de la Sala

Previsiblemente, la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo se pronunciará sobre la solicitud de nulidad presentada ante ella por la defensa de Garzón, así como sobre el recurso de Falange Española de las JONS contra su expulsión del proceso. El único partido legal durante 40 años de dictadura no subsanó en plazo los errores que le había enseñado Varela, por lo que el magistrado lo apartó del procedimiento. Las acusaciones piden veinte años de inhabilitación para el magistrado de la Audiencia Nacional.

El martes, Varela redactó un informe asegurando que no había razones para que se lo apartara de la causa. Añadía que no tenía "interés personal directo o indirecto alguno" en ella y que le había correspondido "de forma aleatoria y por turno preestablecido".

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad